2018: "Dolores" para las pymes

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Haya estado usted de acuerdo o no con la Reforma Fiscal de la presente administración Federal, es  imposible negar que los números que concede el balance de ella no son malos. Pudiera uno aspirar o suspirar por otra naturaleza de política de recaudación pero la que se implementó no puede calificarse como mala desde el punto de vista de resultados en números.

Pero en 2018 se anticipa que el personaje relacionado con la recaudación habrá de llegar con la espada desenvainada. Va por más.

Si la meta es  ofrecer un incremento en la recaudación de 9.5% en el ISR, sin que se plantee hacer crecer la  base contribuyente  lo que se antoja imaginar es que el SAT habrá de intensificar su política de fiscalización y ello llevará a ocasionar fuertes DOLORES  a las Pymes, sobre todo a quienes no practican políticas sanas de contribución.

Ese es un problema y no pequeño. En el país hay poco más de 4 millones de empresas legales. Se calcula que dos millones 380 mil  de ellas se dedican al comercio y poco más de un millón estarían en el terreno de  17 giros de micro negocios entre los que destacan las empresas del abarrote.

El problema es que estas empresas cuentan con hábitos de operación muy deficientes. Incluso la voz popular afirma que no son tiendas de abarrotes sino de "agarrotes" porque toda la familia les mete la mano y saca mercancía sin que haya un registro y por ende la lista de merma es generosa y descontrolada. 

Tener eficientes prácticas de administración puede incrementar las ventas entre un 30 y 40 por ciento. Eso lo demuestra un producto tecnológico desarrollado especialmente para este sector del comercio al menudeo. 

GANA MÁS, del que hemos escrito en otras ocasiones,  desarrollado en los años 2004-2005 por un cuerpo de ex ejecutivos de OXXO, encabezados por HOMERO VILLARREAL ofrece resultados interesantes.

 Este complejo de hardware y software EN LO MENOS, ha incrementado las ventas de sus usuarios 30 por ciento pero  hay casos que se pueden publicar con la advertencia de que el lector (a) no va a creer.

Un caso de ALFREDO (se reserva apellido y ciudad por aquello de la delincuencia organizada) pasó de una venta de 5 mil pesos diarios a una de 20 mil pesos diarios. Las ventas fueron a 520 mil pesos mensuales. 

Hay otro ejemplo extremo; una tienda mediana, propiedad de Waldemar, que paso de ventas de 600 mil pesos al mes a una de 2 millones de pesos . En este caso no resultó solo producto de la eficiencia operativa sino también de agregar categorías a la oferta.  

Específicamente la demanda llevó a la tienda a ofrecer frutas pero sobre todo comida en envases plásticos. Para que usted tenga una referencia, un OXXO vende en promedio 1 millón de pesos mensuales.

El sistema comprende una computadora, una impresora de tickets, un lector de código de barras, la pantalla y una impresora de facturas en caso necesario. En cuanto a software el sistema tiene la recarga de 19 mil productos.

Durante varios años la Secretaría de Economía apoyo la incorporación de este sistema, y luego de otros similares con tal de hacer más eficientes a las micro empresas comerciales.El apoyo comprendía el subsidio de hasta el 80 por ciento del costo del equipo. En algunos estados el recurso aportado por la autoridad comprendió el 100 por ciento del equipo instalado. Fueron 22 mil sistemas en 28 estados del país los que se incorporaron. Luego la autoridad promovió la salida de un sistema similar pero desarrollada en una tableta.

El proveedor se percató de que este sistema no servía porque las tabletas se usan la primera semana y en lo sucesivo la tecnología acaba siendo expropiada por algún niño cercano a la familia. Acaba siendo el juguete de los niños.

En el 2016 el INADEM decidió promover solo el apoyo a sistemas móviles (diez mil dispositivos) pero en el 2017 limitó el apoyo a 590 pero con la condición de que las tiendas beneficiarias constataran una opinión favorable por parte del SAT en lo respectivo a su cumplimiento fiscal. Y ahí las cosas no han marchado en nada. Las empresas no pagan sus impuestos a tiempo, si es que llegan a hacerlo. 

Y parece que esta es una estrategia equivocada del Gobierno Federal.  Hay cientos de miles de empresas  comerciales en pequeño dentro de las filas de la  informalidad. Es mejor ayudarlas a informatizarse, mejorar sus cuentas, crecer sus utilidades y como consecuencia se podrá ejercer una fiscalización que las vaya acostumbrando a cumplir puntualmente el pago de sus impuestos.

Pero bueno... Dolores decide... discútale.