ACAPULCO,  NÚMEROS DE SU RELANZAMIENTO

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Acapulco vive sus momentos de seguridad más angustiantes posiblemente en toda su vida como Puerto paradisíaco. En realidad el problema de criminalidad y violencia  no se centra en ese punto turístico de fama internacional. El problema es  nacional. 

La criminalidad ha pegado en Baja California, en Quintana Roo, en otros puntos turísticos de playa las bandas de criminales se debaten las plazas y dirimen sus diferencias sembrando muertos.

A pesar de lo cual, Acapulco parece no acusar consecuencias por ello, dictan las cifras oficiales. No se deja de avanzar a pesar de todo.

En lo que se considera un relanzamiento de Acapulco como sede turística de talla mundial hay un esfuerzo que inicia propiamente en 2015 con la intención de incrementar la conectividad directa con el Puerto, aumentar los cruceros, atraer los eventos nacionales más importantes, y hacerse de los contratos que garanticen los Congresos con mayor peso nacional.

Esas fueron las directrices de los nuevos propósitos de la política de promoción turística de ese punto del Estado de Guerrero así como el de Zihuatanejo.

En todos los indicadores, afirma el Secretario de Turismo de la entidad,  ERNESTO  RODRÍGUEZ ESCALONA, las cifras de entonces a la fecha se han superado.

La ocupación promedio pasó del 45% al 57%. Antes había el compromiso de recibir ocho cruceros y hoy esa cifra monta a 75. Se ha conseguido  22 nuevas rutas aéreas que conectan al Puerto con Ciudades muy importantes desde el punto de vista turístico, tanto en Canadá y Estados Unidos como en otros continentes y destacadamente desde Sudamérica.

De estos 22 nuevos vuelos, 14 son nacionales y ocho internacionales. Se tienen registrados para este 2018 un total de 317 congresos  y 402 eventos de alto impacto.

Tres de los principales Congresos Nacionales tendrán su sede en Acapulco: Petroleros con 14 mil asistentes (¿quien carambas atenderá a la industria durante ese Congreso?), el de Pediatría con  15 mil asistentes y el de Alcohólicos Anónimos con 12 mil quienes serán, teóricamente, quienes menos gasten en bares y centros nocturnos.

Para 2019 Acapulco recibirá nuevamente el Tianguis Turístico que en este año se celebrará en Mazatlán.

En poco más de dos años, desde la política de ese  relanzamiento se han recibido 25 millones de turistas de los cuales tan solo durante el año pasado se contabilizaron 13 millones. La vocación turística se centra fundamentalmente en el turismo nacional que sigue dando vida económica al Puerto. El año pasado fueron 700 mil turistas internacionales.

En este sentido se ha procurado que haya puentes entre destinos clásicamente internacionales como es el caso de Cancún y Acapulco. Ya existe un puente aéreo que trae a turistas que decidieron no solo conocer las bellezas del Caribe sino también visitar el tradicional Puerto de Acapulco.

 Vuelos directos que antes no existían entre Vancouver Chicago y Los Ángeles ahora traen a extranjeros al Puerto. Nueva York, Atlanta, Dallas están en la lista de las vinculaciones directas entre esas Ciudades y Acapulco.

Para rehabilitar la vida turística de este punto se ha realizado promoción de inversión que coloca a la plaza como la tercera en importancia  en la recepción de nuevos capitales.

Un solo inversionista nacional, Autofín, ha comprometido la inversión de mil millones de pesos

El principal desarrollador inmobiliario Norteamericano, Jorge Pérez, ha comprometido millones de dólares para un desarrollo muy relevante en Zihuatanejo.

 En el plano de América Latina Argentina y Colombia son plazas especialmente impulsadas para que los turistas de esas latitudes conozcan Acapulco. Tan solo los Argentinos han incrementado su presencia en 25 por ciento en el último año.

No obstante se afirme que ni las alertas ni la violencia ha logrado impactar los números de resultados, es evidente que sin esas terribles calamidades Acapulco hoy estaría mejor que como hoy se encuentra.

Yo recuerdo que cuando niño se hablaba mucho del REY LOPITOS  responsable de muchos hechos delictivos en el Puerto y de muchas muertes. Ese personaje que fue en su momento relevante en la vida de ese punto turístico, resultó  asesinado en 1966-67 presumiblemente por sus propios guardaespaldas. Fue una leyenda que permitió armar historias casi increíbles  de creer.

Desde la década de los años cincuenta tardíos y los años sesenta Acapulco fue tierra de debate de intereses que se montaron en la actividad turística para adquirir notoriedad y ganancias. 

Hoy las cosas son distintas y la violencia muestra su cruda realidad en muchos destinos turísticos del país  a pesar de lo cual Acapulco se mantiene ahí, en la esperanza de que en un marco de paz lo que hasta ahora se ha hecho pueda ofrecer no solo números buenos sino realmente espectaculares.