Administración y Protección Civil

Imagen de Jaime Neftalí
Jaime Neftalí

Día a día gestionamos proyectos, emprendimientos, negocios. Situaciones cotidianas que que en teoría nos llevan del sobrevivir al supervivir.

Hablando de supervivencia, recientemente escuchamos a diario el término Protección Civil; un conjunto de principios, normas, procedimientos, acciones y conductas incluyentes, solidarias, participativas y corresponsables que efectúan coordinada y concertadamente las sociedades y las autoridades, y que se llevan a cabo para la prevención, mitigación, preparación, auxilio, rehabilitación, restablecimiento y reconstrucción; tendientes a salvaguardar la integridad física de las personas, sus bienes y entorno, frente a la eventualidad de un riesgo, emergencia, siniestro o desastre.

La administración, como ciencia y técnica de gestión permite coordinar estructuradamente los recursos disponibles en pos de la eficacia y la eficiencia en el cumplimiento de objetivos y metas preestablecidas. Para ello atiende un proceso que incluye un par de fases: la mecánica que incluye planeación y organización, en gabinete o escritorio y la dinámica, dirección y control, que se ejecuta en campo, en el lugar donde las cosas suceden.

Prevenir, Mitigar, Preparar, Auxiliar, Rehabilitar, Restablecer y Reconstruir versus Planear, Organizar, Dirigir y Controlar.

Los conceptos fundamentales de la administración empatan adecuadamente con las funciones y actividades de la auto protección de las personas, sus bienes y su entorno. A continuación los 14 Principios fundamentales de la administración enfocados a la Protección Civil:

UNIDAD DE MANDO: Es imprescindible un Puesto Único de Mando, los involucrados deben atender un solo jefe, no debe existir duplicidad porque sencillamente entorpecería el logro de los objetivos.

AUTORIDAD: A cada puesto de mando, al que se le ha dado responsabilidad se le debe asignar el mismo grado de autoridad para la toma de decisiones. La autoridad se delega, la responsabilidad se comparte.

UNIDAD DE DIRECCIÓN: Un solo camino, una sola directriz, la autoprotección, la salvaguarda de la sociedad, sus bienes y su entorno.

CENTRALIZACIÓN: Los órganos de gobierno en sus tres niveles deben delegar las acciones y las decisiones; facultar; articular una red descentralizada en la acción y centralizada en la coordinación. Empoderar…

SUBORDINACIÓN DEL INTERÉS PARTICULAR AL GENERAL: El bien común es más importante que el lucimiento personal, que los beneficios para unos cuantos. No se trata de tener súper héroes sino un pueblo unido que vela por el beneficio colectivo.

DISCIPLINA: Respeto por las normas; sin menoscabo de la naturaleza de una situación de emergencia, se deben entender y atender los lineamientos establecidos.

DIVISIÓN DEL TRABAJO: Es importante delimitar las funciones y actividades de las familias, las empresas y el gobierno, en los niveles federal, estatal y municipal. Por grado de especialización, por áreas de influencia e interés.

ORDEN: Sencillo; un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar.

JERARQUÍA: Existen niveles que conocer, reconocer y respetar; la articulación de un todo organizado requiere de límites e interfaces, un sistema de entes que atiendan su rol y status; antes, durante y después de una situación de emergencia.

JUSTA REMUNERACIÓN: Cada uno de los participantes deben ser reconocidos en su justa dimensión, más allá de un beneficio económico la valoración del esfuerzo y el apoyo solidario sebe ser parte del mejor pago.

EQUIDAD: Con justicia, dando a cada quien lo que le corresponde, igualdad de condiciones para el correcto desarrollo de su encargo.

ESTABILIDAD: Involucrar en el proceso, de principio a fin, entendiendo que la participación de individuos y colectivos debe ser respetada tanto en el esfuerzo cotidiano como en el reconocimiento del logro.

INICIATIVA: Alentar que los miembros del equipo puedan proponer acciones, tomar decisiones y ser responsables de ellas.

ESPIRITU DE CUERPO: Unión, una cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones.

Es importante reforzar la llamada Cultura de Protección Civil; fomentar valores como la Humanidad, la Imparcialidad, la Neutralidad y la Corresponsabilidad. Delimitar los campos de acción social, psicológica y técnica en caso de un desastre ya que por falta de coordinación los recursos son mal canalizados y desaprovechados.

Seamos menos vulnerables, la tranquilidad se gestiona, la seguridad se administra.

Hasta la próxima.

@NeftaliMtz