Algo no anda bien

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

La renuncia-denuncia del ahora ex Secretario de Hacienda CARLOS URZÚA  deja en claro que en el Gobierno de la 4T se toman decisiones con criterios con los que al menos el funcionario público que renunció no coincide.

Refiere prácticas que se alejan de la adecuada prudencia  en el ejercicio de la política pública responsable. Pero  es obligado pensar que quizá su renuncia no haya sido motivada por lo que "ya pasó" sino por lo que pudiera pasar en breve.

En el ejercicio de la especulación, ante la ausencia de evidencias contundentes, parece a quien escribe estos renglones que posiblemente haya algo próximo a conocerse de lo que Carlos Urzúa no quería aparecer como padre.

Se antoja pensar que pudiera ser el Plan 3.0 de rescate a PEMEX, un conjunto de decisiones que conformarían un PLAN DE NEGOCIOS  con lo que el Secretario de Hacienda no estaba de acuerdo y que pudiera anticipar un fracaso para el Gobierno al que pertenecía desde una posición relevante.

Lo evidente es que la economía está ahora más cerca de una recesión de lo que estaba a finales del año pasado.Es posible que nunca llegue, pero no podemos negar que estamos más cerca que antes.

El ejercicio brutal de un redimensionamiento de lo estatal no solo ha logrado ahorros sino de paso se ha llevado parte de un músculo necesario para que la economía se mueva.

Aun instalado en la "austeridad Republicana" el Gobierno presume subejercicio presupuestal y las renuncias, a siete meses y días de iniciado el ejercicio de administración pública rompen lo que fueron estadística en administraciones anteriores.

¿Qué pudieran esperar las Pymes? Malos momentos económicos, menos buenos que los ya vividos en los tres sexenios anteriores. Al menos este año y el siguiente, el comportamiento económico se antoja lento con más tendencias al estancamiento que a la reactivación.

¿Podrá el siguiente Secretario de Hacienda aplicar un cambio a las decisiones hasta ahora tomadas que invite a ejercer un giro en las políticas públicas hacendarias?  No parece que esa virtud pueda ser parte del ADN del Presidente de México.

Por ello lo que se antoja prudente es que las micro y pequeñas empresas puedan buscar la manera de poner en práctica mejores hábitos de comportamiento operativo. La profesionalización a la que con bastante regularidad aludimos no estorba. Sirve en los momentos de gloria pero también en los de tragedia.

Más en los segundos que en los primeros. Sirven para sobrevivir mientras en el mundo de la macroeconomía un "volado" define el trayecto de la economía de una nación .

He preguntado a varios empresarios de proyectos Pyme qué esperan luego de la sorpresiva renuncia del Secretario de Hacienda y de la Cara lúgubre de quien será el sucesor. Nadie me contó historias buenas. Todos reflejaron en sus respuestas el temor de que esto sea solo el capítulo primero de una historia que anticipa que algo no anda bien. Nada bien.