AMLO: Repensar la Semana Nacional del Emprendedor

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Momento de evaluar. ¿Será necesario dar por concluida una iniciativa pública que inició en el 2001 y que durante tres administraciones federales subsistió con distintas denominaciones pero en lo fundamental con los mismos propósitos?

La SEMANA NACIONAL DEL EMPRENDEDOR (Semana Pyme, Semana Nacional Pyme, Semana del Emprendedor y ahora Semana Nacional del Emprendedor) es el evento más concurrido para un ecosistema Pyme (emprendedor) en América Latina y de los más grandes en el mundo. Pero... ¿Consigue sus propósitos?

¿Sirve o sigue sirviendo a las Pymes? ¿Sirve a los Emprendedores o solo a algunos? ¿Funciona para todos los expositores?

Lo que indudablemente tendrá que pensarse de manera detenida es si tiene sentido que toda esa enorme cantidad de jóvenes de grado de secundaria, de secundarias técnicas o Universidades Tecnológicas y de nivel bachillerato llegue a abarrotar el evento causando el disgusto de no pocos empresarios asistentes y el enfado de algunos expositores que creen que un evento con tanto muchacho complica la posibilidad de acercarse a los terrenos de "hacer negocios" y tomar los datos de los posibles clientes interesados en sus productos o servicios.

Desde luego resulta necesario promover entre los jóvenes la cultura emprendedora y es positivo que conozcan en qué consiste el emprendimiento, cómo se desarrolla y se empapen de casos de éxito pero... 

Ya en años anteriores hubo una iniciativa que prohibía el acceso de determinados pabellones (Proyectos Estratégicos)  a los muchachos y se reservaba el acceso solo a empresarios. Hubo con Jacob Rocha pabellones con dinámicas especialmente orientadas a dar servicio a estudiantes con inquietudes emprendedoras.  Necesitan conocer en qué consiste el esfuerzo de la política pública, qué son las incubadoras, cómo funcionan pero se antoja que haya espacios dedicados específicamente para los estudiantes y otros pabellones sean reservados para Pymes al igual que la especificidad de las conferencias (muy exitosas por cierto y siempre abarrotadas).

Muy destacada la iniciativa que en otro momento implementó MARIA DEL SOL RUMAYOR  en años anteriores de transmitir vía streaming gran parte de las conferencias para propiciar que empresarios de todo el país pudieran tener contacto con talleres, conferencias y magistrales. Lamentablemente los costos de ese esfuerzo exigieron que el esfuerzo se cancelara.

Hay que buscarle un giro al evento si es que quiere mantenérsele como parte de la política pública hacia las micro, pequeñas y medianas empresas al igual que prestar servicio a los futuros emprendedores.

Todo dependerá de la valoración que se haga de los resultados obtenidos. El evento no es barato si tomamos en consideración el costo del alquiler del recinto MÁS lo que ha de costar la renta de algunos de los camiones que sirven para llevar a los muchachos aunque haya sin duda instituciones de educación que aportan el costo de llevar a sus estudiantes a conocer la experiencia.

Si usted me pregunta si sería conveniente cancelar la Semana Nacional del Emprendedor para ahorrar recursos yo tendría que contestarle que el asunto no va por ahí sino más bien en buscar nuevas dinámicas que refresquen la iniciativa y la hagan más productiva para el ecosistema emprendedor y por supuesto para los estudiantes que llegan en camiones que abarrotan el tránsito y acceso al recinto  provocando caos vial del que todos se quejan, todos.

Pero finalmente la decisión no estará en nuestras manos. Vaya usted a saber en manos de quién estará la decisión. Pronto lo sabremos. En el equipo de AMLO ya se barajean algunos nombres de lo que podremos escribir en otra ocasión.