Columna Universo Pyme

¡TAN TAN!

Se ha consumado el acta de defunción de la política pública hacia las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas.

En términos legales el proceso ha concluido. La desaparición del INADEM, del Instituto Nacional del Emprendedor, no es más que una parte de un entramado mucho más complejo . No implica la desaparición sólo de un organismo, sino de algo mucho más grande con consecuencias que se difieren al futuro nacional.

Esta historia corresponde a la verdad. Trata de un funcionario público que perdió la vida y que durante 40 años  previos entregó todo su esfuerzo en favor de la seguridad en la Capital del País.

Luis Hernández fue funcionario público que durante más de 40 años trabajó en la Secretaría de Protección y Vialidad realizando labores importantes de inteligencia.

Falleció el 16 de noviembre del año pasado.

La chequera está lista para apoyar proyectos diversos en México.  Dicen que financiarán  "LO QUE SEA NECESARIO".

Se ha articulado un complejo de empresas privadas, organismos de fomento al comercio internacional y bancos estatales para financiar los proyectos en México. Cuando MARCELO EBRARD llegue a China luego de su paso por la reunión del G20 en la que representará a nuestro país será informado que "con lo que se necesite" China "le entra" a México pues es una posición GEOPOLÍTICA  fundamental para el líder del complejo Asiático en el proceso de la economía GLOBAL.

SOLO UN AÑO DEPENDIÓ SUM DEL INADEM

En un ejercicio periodístico de cara a las honestidad, veraz y no tendencioso, uno escribe y no necesariamente lo publicado puede coincidir con la visión de los involucrados.

Cuando alguien tiene "mano negra" evita dar foro a quienes resultan relacionados y discrepantes con las historias o los relatos que se publican. Cuando uno tiene "manos limpias" tiene pues la obligación de considerar lo que "el otro" piensa o cree.

Así de simple.

A la hora en que lea estas líneas habrá nacido TallentiaMX, una Asociación sin fines de lucro, mexicana, con vocación verdadera a impulsar el talento humano y con la misión de impulsar su administración responsable y profesional  en México.

El esfuerzo se reconocerá sin duda como uno de los fundamentales para el incremento de la productividad, el respeto al talento dentro de las empresas mexicanas o con funcionamiento en nuestro país, en estricto cumplimiento al marco del derecho especialmente en lo relacionado a la LFT.

Para  el Presidente López Obrador las cosas en lo económico  van bien, aunque no huelen así e incluso comienzan a tener mal sabor.

Para quien recuerde escenas de una película similar,  de los años ochenta o noventa,   es el momento justo para tomar decisiones que pudieran evitar una crisis en la empresa que siga a la crisis económica del país.

Inicia el Gobierno Federal su séptimo mes de ejercicio administrativo con una zumba de las empresas calificadoras.

La molestia ayer era muy evidente entre funcionarios de la Secretaría de Hacienda. Dirían los jóvenes: se pasaron.

En México no ha pasado nada, no al menos en el Ecosistema Emprendedor Mexicano del que se hablaba maravillas colocándole entre los más vigorosos del mundo y sin lugar a duda, se presumía, el más fuerte dentro de la América Latina.

Más que una pena es una vergüenza que en México se estén  desarollando muy exitosamente  proyectos que atienden problemas sociales muy graves y complejos que se reconocen como relevantes a nivel mundial mientras que en el país no solo no se les apoya, sino se les ignora.

FERNANDO JIMENEZ se adelantó 15 años a su tiempo. Nada más, pero nada menos.

Hace 15 años, tres lustros, consideró que la única manera en que México pudiera incrementar la productividad era mediante un cambio relevante, disruptivo en la manera en que las empresas pequeñas y medianas funcionaran cotidianamente.

Se requería que los conductores de esas empresas, dueños o cuerpos ejecutivos, estuvieran lo mejor preparados posibles para ejercer sus funciones y abordar los problemas cotidianos.