Columna Universo Pyme

Qué encantadoras son las startups. Son atractivas, cautivadoras, regularmente se basan en las tecnologías de información; se escalan con relativa facilidad y tienen a las puertas ansiosos inversionistas que quieren arriesgar su dinero bajo la perspectiva de que ganar a carretadas.

No suena nada mal que los mexicanos decidamos organizarnos entorno al consumo de los productos y servicios de nuestro tejido empresarial como respuesta a un contexto internacional que se antoja al menos complejo o quizá hasta adverso con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

No hay muchas anécdotas que puedan relacionar a Hillary Clinton con una Pyme mexicana. Casi no hay o no hay una como la que relato.

En Puerto Vallarta, Jalisco, se desarrolla la primera Conferencia Internacional sobre el Desarrollo de Programas Públicos para la mejora de la productividad en las Pequeñas Empresas Tradicionales.

Veinticinco países y cinco organismos entre nacionales e internacionales cooperan en el ejercicio de este evento que tiene como propósito el intercambio de experiencias, buenas o malas en la atención del reto de incrementar la productividad de las empresas de pequeño tamaño en el ramo tradicional.

Palomita para el trabajo conjunto entre la Secretaría de Desarrollo Económico de la CDMX y el INADEM.

Y mi hija que pregunta: ¿Por qué gritan repetidamente México, México, México?

Ningún modelo de apoyo a Pymes es perfecta. Todas son perfectibles, pero la idea de atender retos específicos con Pymes a su medida no suena absurdo.

Es en lo que venimos insistiendo en columnas anteriores. Hay problemas pero también hay propuestas de empresas Pyme. Vamos a estudiar cuáles son las mejores opciones y en ellas volquemos los recursos públicos en apoyo a emprendimientos.

Promover el emprendimiento es valioso. Es importante hacerlo entre la juventud mexicana. Tiene mayor valor estratégico el promover el nacimiento de empresas de la inquietud emprendedora de nuestra juventud, pero es imprescindible y es uno de los valores más altos de la política pública el crear empresas Pymes que resolverán retos que vive una comunidad o una región.

En algo no podemos negar que Donald Trump está totalmente en lo cierto: China no sostiene una relación comercial equitativa. Para el caso de Estados Unidos, entre enero y agosto del presente año se presentaba un déficit comercial con la nación asiática equivalente a 225 mil 209 millones de dólares (mdd). En 2015 el déficit fue de 367 mil 172 mdd.