Columna Universo Pyme

UN TÉCNICO de la economía cercano al próximo gobierno afirma que AMLO  va por una GRAN BANCA DE DESARROLLO que cumpla con eficiencia su misión histórica: promover la economía sobre la base de impulsar a las empresas que puedan vincularse con cadenas productivas y se inserten de posible en la cadena de exportación de manera directa o indirecta.

En el eslabón más bajo de la cadena económica se impulsará el surgimiento de los pequeños negocios y se procurará impulsar la creatividad de los jóvenes motivándoles a iniciar  empresas sobre todo innovadoras.

            

El caso de DIANA QUIROZ  confirma lo que sucede en México y es muy lamentable.  Ella es Ingeniero en Mecatrónica por el Instituto Tecnológico de la Laguna y tiene la empresa ALQUIMEX al lado de su madre, SANDRA CASILLAS con maestría en ingeniería química y su hermana RAQUEL QUIROZ estudiante de ingeniería química. 

AMLO y su equipo tendrán que enfrentar retos muy complejos si quieren llegar a cumplir con cabalidad lo que se comprometieron a hacer de llegar a ser gobierno. Entre muchos puntos, diversos y delicados, está el ser autosuficientes en granos básicos.

Se puede hacer. La pregunta es si el próximo gobierno está consciente de el enfrentamiento que habrá de soportar con las grandes marcas multinacionales del campo que a lo largo de los pasados 60 años han impulsado o impuesto un modelo tecnológico que como consecuencia hoy ha agotada la capacidad productiva del la tierra cultivable.

El pasado lunes escribimos respecto a la posibilidad de que el próximo Gobierno Federal decida fusionar a BANCOMEXT con NACIONAL FINANCIERA.  Nuestro aporte pretendía no solo defender la existencia de esta institución sino en general defender la necesidad de que el país cuente con una sólida BANCA DE DESARROLLO.

Desde que triunfó en las urnas el próximo Gobierno Federal ha desarrollado con velocidad notoria un Trastorno Obsesivo Compulsivo por las prácticas de ahorro presupuestal que definirán su estrategia administrativa.

Qué importante resulta en México que las empresas aborden con seriedad y convencimiento su responsabilidad social. No hay manera que los gobiernos, en distintos ámbitos  o niveles de responsabilidad, puedan dar una respuesta a las grandes necesidades que requiere México y sus habitantes, sin el concurso comprometido del sector empresarial.

Cuando nació la UMA (Unidad de Medida y Actualización) para poder incrementar el salario mínimo, jamás se pensó que habría de ser un instrumento diseñado para perjudicar el ingreso de los jubilados/pensionados. Pero así acabó siendo.

El asunto no es menor si tomamos en cuenta el enorme número de jubilados de empresas en donde hay contratos colectivos de trabajo y que a la fecha están recibiendo en su aporte mensual menor a la que debieran recibir en la pensión  que reciben por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social.  

A decir de los criterios que aplicó el ex gobernador de Veracruz para ejercer el poder, Duarte no se dio cuenta lo que hizo nacer en su estado en materia de emprendimiento:  iLab, una posible "joya de la Corona" 

Y con sus casi cinco años de vida esta incubadora de alto impacto se destaca no solo a nivel nacional sino también en lo internacional por ser una institución que rompe paradigmas y asume patrones disruptivos.

De forma tímida pero consistente la corriente de la EMPRESA SOCIAL toma forma dentro del ecosistema emprendedor y empresarial en México.