Columna Universo Pyme

Sería ingrato no reconocer que en poco más de 16 años de existencia la política pública hacia las Mipymes ha avanzado mucho. Ha ganado extensión y profundidad. En los tres recientes años ha ganado mucha profundidad.

¿Cuántas iniciativas emprendedoras podemos encontrar vinculadas al problema de la contaminación del aire? Varias decenas, seguro. 

Parece increíble lo que pasa en México: la informalidad marca ya a la formalidad las 'reglas del juego'. Cito ejemplos y si usted, amable lectora o lector, quiere contribuir con algunos casos más, de los cientos de miles que habrá a la mano, será bienvenida su contribución.

Llegaron a Mérida los 20 empresarios cubanos en el ramo turístico, representantes de 90 por ciento de la actividad turística privada en la isla con la clara idea de que el capital mexicano se incorpore en la reconfiguración de la oferta turística cubana.

El asunto no pudo ser más claro. Un sincero ministro de Turismo de Cuba, Manuel Marrero, dijo de manera muy cordial, amable, que no entendían por qué empresarios de más lejos (España o Medio Oriente) comprometían su dinero en la expansión de la industria turística cubana, siendo que México es el socio ideal y se encuentra a una hora de distancia, marginándose de la posibilidad.

Entre lo que México tendrá que concederle a Trump (al paso que va, el asunto será quizá lo único) es el habernos abierto los ojos a la perniciosa dependencia económica hacia EU y lo absurdo que resulta tener más de 12 acuerdos o tratados comerciales con más de 40 países para seguir orientando entre el 82 y el 85 por ciento de nuestro comercio exterior hacia la nación del norte de nuestras fronteras.