Columna Universo Pyme

Si no habrá aumento de impuestos ni nuevos impuestos de algún lado tendrán que incrementar la recaudación fiscal que soporte el cumplimiento de los extensos programas sociales comprometidos por la siguiente administración federal cuando enamoraba al electorado durante la campaña presidencial.

Y en esa bolsa amplia de posibilidades se encuentran las mafias  defraudadoras del fisco.

Modelo mexicano de atención a madres en reclusión y sus hijos que con ellas viven, así como adolescentes en conflicto con la ley han sido reconocidos como   RECOMENDABLES para su   aplicación tanto en países en vías de desarrollo como en economías desarrolladas.

Este proyecto mexicano,  nacido de la vocación y convicción de una mexicana ha recibido en este año dos espaldarazos internacionales importantes, lo que habla de su trascendencia a esferas globales.

En México hay al menos 42 millones de mexicanos con algún problema de visión. Se estima que para el año 2050 el 50 por ciento de la población en ese entonces requerirá de lentes para atender sus limitaciones en la vista. Hoy solo el 20 por ciento de quienes requieren de lentes para mejorar su vista los usan, según datos de un proyecto  de jóvenes que pretenden coadyuvar a que la detección de problemas de visión no sea complicado.

El Gobierno que encabezará AMLO en pocos días más está decidido a cumplir todas y cada una de sus promesas en campaña. Una de ellas, relevante, es insertar a casi 3 millones de jóvenes en actividades productivas, particularmente aquellos que hoy no estudian y tampoco han encontrado un lugar como trabajadores formales.

No carece de razón el siguiente gobierno si se preocupa y ocupa de este problema del que mucho se han beneficiado los grupos delincuenciales que han aprovechado este verdadero ejército de muchachos para incluirlos en actividades delictivas.

Nunca, jamás un Estado será capaz de cargar sobre sus espaldas la responsabilidad de impulsar los emprendimientos que surgen de su país o responsabilidad territorial.

Jamás municipio, estado o incluso el Gobierno Federal dispondrán de recursos suficientes como para impulsar todos los  proyectos de empresa que prometen ser relevantes para la atención de la población o la solución a problemáticas específicas.

UN TÉCNICO de la economía cercano al próximo gobierno afirma que AMLO  va por una GRAN BANCA DE DESARROLLO que cumpla con eficiencia su misión histórica: promover la economía sobre la base de impulsar a las empresas que puedan vincularse con cadenas productivas y se inserten de posible en la cadena de exportación de manera directa o indirecta.

En el eslabón más bajo de la cadena económica se impulsará el surgimiento de los pequeños negocios y se procurará impulsar la creatividad de los jóvenes motivándoles a iniciar  empresas sobre todo innovadoras.

            

El caso de DIANA QUIROZ  confirma lo que sucede en México y es muy lamentable.  Ella es Ingeniero en Mecatrónica por el Instituto Tecnológico de la Laguna y tiene la empresa ALQUIMEX al lado de su madre, SANDRA CASILLAS con maestría en ingeniería química y su hermana RAQUEL QUIROZ estudiante de ingeniería química. 

AMLO y su equipo tendrán que enfrentar retos muy complejos si quieren llegar a cumplir con cabalidad lo que se comprometieron a hacer de llegar a ser gobierno. Entre muchos puntos, diversos y delicados, está el ser autosuficientes en granos básicos.

Se puede hacer. La pregunta es si el próximo gobierno está consciente de el enfrentamiento que habrá de soportar con las grandes marcas multinacionales del campo que a lo largo de los pasados 60 años han impulsado o impuesto un modelo tecnológico que como consecuencia hoy ha agotada la capacidad productiva del la tierra cultivable.

El pasado lunes escribimos respecto a la posibilidad de que el próximo Gobierno Federal decida fusionar a BANCOMEXT con NACIONAL FINANCIERA.  Nuestro aporte pretendía no solo defender la existencia de esta institución sino en general defender la necesidad de que el país cuente con una sólida BANCA DE DESARROLLO.

Desde que triunfó en las urnas el próximo Gobierno Federal ha desarrollado con velocidad notoria un Trastorno Obsesivo Compulsivo por las prácticas de ahorro presupuestal que definirán su estrategia administrativa.