¿Cómo crear un equipo de trabajo auto sustentable?

Imagen de Gustavo Feijóo
Gustavo Feijóo

La creación de equipos de trabajo autosustentables es una tarea constante. Su necesidad puede ser detectada en tu organización por sus síntomas más notables:

►Falta de comunicación

►Mal clima laboral

►Asignación de culpas

►Chismes

►Falta de claridad sobre el propósito del equipo

►Falta de responsabilidad y compromiso de los miembros

►Entrega a destiempo o de mala calidad de los proyectos

►Pérdida de clientes o ventas

 

Si encuentras varios de estos síntomas, te conviene formar un equipo de trabajo autosustentable, mediante los siguientes pasos:

 

Seleccionar al personal adecuado.

Y esto incluye al líder, que debe tener experiencia en dirigir grupos, con liderazgo comprobado y que se involucre con la gente. Respecto a los miembros, verifica que cubran el perfil acorde con las tareas que desempeñarán.

 

Los objetivos por alcanzar deben ser conocidos por todos.

De esta manera, los integrantes del equipo conocen lo que se espera de ellos y saben a qué se comprometen. Siempre que sea posible, es conveniente involucrarlos en la planeación de objetivos y metas para generar un contexto mucho más rico y funcional y que se adueñen automáticamente del compromiso. Se esforzarán más y mejor por lograrlo.

 

 Distribuir funciones y responsabilidades.

También debe ser un trabajo de todo el equipo: los integrantes analizarán cuáles son los roles individuales para evitar confusiones al respecto.

 

 Integración.

Consiste en establecer los acuerdos de cómo se va a trabajar, cómo cumplir las fechas de entrega o los requerimientos de otros departamentos, cómo actuar frente a las diferencias de opiniones, cómo resolver los conflictos, es decir, establecer las reglas del juego.

 

 Intercambio de expectativas.

Los integrantes tendrán un foro común, para solicitar lo que requieren de otro miembro del equipo, y puedan aceptar o rechazar, y establecer acuerdos muy claros.

 

 Fija un plan de acción.

Qué va hacer cada miembro, cuándo y las especificaciones del trabajo. Y que conozcan todos el plan de acción.

Además, dale seguimiento para averiguar cómo van, qué se hace bien, qué se hace mal, etcétera. Conforme se da el seguimiento, los resultados se tienen que comunicar a todos los integrantes, y serán hechas las modificaciones pertinentes.

 

Coaching

Es necesario verificar el logro de los objetivos, y si un integrante carece de alguna habilidad técnica, o está teniendo algunos inconvenientes que no puede solucionar por sí solo, el coaching puede ser la mejor solución.

 

 Reconocimiento.

En la cultura laboral, se habla mucho más de lo que va mal que de lo que va bien. Está comprobado que ese enfoque excesivo y exclusivo en lo negativo tiene efectos contraproducentes, hace que la gente se frustre, se moleste, se dé por vencida, lejos de lograr su objetivo.

Como parte de la cultura de un equipo exitoso, es necesario reconocer el trabajo bien hecho, aunque sean pequeños logros, pues así la cultura será más sana y constructiva, e impulsará a los integrantes para alcanzar sus objetivos en tiempo y forma.

 

Corregir los errores.

El darle reconocimiento y destacar lo positivo no quiere decir que ignores o no hables de lo negativo o los errores, de hecho, en los equipos de alto desempeño se tienen conversaciones difíciles, cuando alguien no entrega un proyecto o lo hace con mala calidad y se le hace ver su incumplimiento o errores.