Conseguir aliados estratégicos

Imagen de Jaime Neftalí
Jaime Neftalí
alianzas estratégias pymes

En el mundo actual, como lo conocemos, percibimos y habitamos, es cada vez más necesario conectarnos, unirnos, aprender a coexistir; ser un elemento activo del todo, un astro del universo; incorporarnos como un nodo de la red mundial, interactuar por medios electrónicos, de viva voz, tete a tete; contribuir en principio al tejido empresarial de la economía global.

Aislarse ya no es opción, andar en solitario es egocentrismo poco efectivo. Asociarse, en cambio, permite unir fuerzas, ampliar expectativas, compartir el esfuerzo; ser solidario y subsidiario, democratizar privilegios y beneficios; crear sinergia, formar clústers, economías de escala; ser y estar, reclamar un lugar, mantener representatividad; multiplicar, sumar, no restar y mucho menos dividir.

Está de moda el término NetWorking, el anglicismo Co-Working; buscar socios clave afuera, lograr más con menos, dosificar los esfuerzos y magnificar la contribución en la cadena de valor de otra u otras compañías ser aliado y no enemigo de micronegocios e incluso emprendimientos en solitario.

Sólo entre todos lo podemos todo.

En la teoría clásica de la administración se cita para la función organizativa la determinación de áreas staff: servicios por fuera, outsourcing; en principio dejarse ayudar, después complementarse con expertos de otras áreas de apoyo, dejar en otras manos algunos procesos no sustantivos que de alguna manera fomentan la eficiencia y la eficacia al dejar tiempo discrecional para que el estratega pueda gestionar de forma efectiva.

Los posibles aliados pueden estar en donde uno menos lo espera; la contribución dista mucho de ser solamente económica, más bien, la ayuda puede consistir en representación, recomendación, proveeduría, mano de obra, vecindad, cuidado, seguridad, respaldo, educación, aprendizaje, agrupación y un sinfín de posibilidades en las cuales conformar una comunidad de negocios es el principal afán.

En días recientes acudí a un desayuno organizado por una asociación civil en pro del desarrollo de la juventud mexicana en situaciones poco favorecidas; la invitación fue formal, con atención e intención cordial. El objetivo era claro, encontrar entre los asistentes ayuda de diversas formas, por distintas vías.

Nos presentaron el clásico “quiénes somos” “qué hacemos” “hacia dónde vamos”…

Mostraron evidencias, destacaron beneficios.

La comunicación fue asertiva, se apoyaron con hechos y con datos.

No sólo pidieron, también ofrecieron.

Nos hicieron sentir parte.

Por supuesto consiguieron el objetivo; en su mayoría, los que estuvimos ahí nos comprometimos a ayudar en un sentido práctico del ganar-ganar.

Amigo emprendedor y empresario, es momento de determinar una estrategia para acercarnos a posibles socios clave, generar vinculación; ser disruptivos, salir a ganar como decíamos en el barrio; por mi y por todos mis compañeros.

Yo estoy dispuesto, mis contactos son sus contactos.

Vamos con lo que se pueda, hasta que se pueda.

Hasta la próxima.

www.neftalimartinez.com