FEHER rompe paradigmas

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Muchas personas, muchas, en el ámbito de los negocios, del emprendimiento o de las franquicias, en México y en mundo entero, conocen a Ferenz Feher.

Yo compartí con él, por mi decisión, el micrófono, lo que no solo me permitió enriquecer el programa de radio UNIVERSO PYME sino conocer de cerca a un personaje que a pesar de tener todo a su alrededor busca lo más importante de manera compulsiva: seguirse conociendo.

Por ello sus viajes a las grandes montañas del mundo en donde se arriesga la vida, por ello su forma sistemática de buscar el "cómo sí" hacer las cosas distintas y siempre buscar nuevos caminos por más que los que ha sido capaz de desarrollar han sido bien pavimentados.

Y si se marca como meta "conquistar" a las grandes montañas del mundo, en las alturas más prominentes, también se reta a correr la prueba del maratón que es una prueba que exige al cuerpo pero más a la mente.

Y ahí, en semanas anteriores tuvo la oportunidad de hacer su mejor tiempo durante el maratón de Japón. En Tokio hizo pocos segundos más que las tres horas y 35 minutos.

El asunto merece más de una columna no solo porque su empresa FEHER&FEHER sea una de las "VIUDAS DEL INADEM" que se encuentra ahora con cabal salud, cosa que no se puede decir del grueso del ecosistema emprendedor que rodeaba al Instituto.

Nunca realmente vivió del INADEM y de sus convocatorias aunque tuvo sus sustos. Lo más importante por mucho, no está en su capacidad de mantenerse con vida luego de la desaparición del organismo sino en el disfrute de articular nuevas modalidades de hacer negocio y de democratizar oportunidades.

Como lo puede representar el hecho de facultar que una persona que quiera invertir 7 mil 500 pueda hacerlo en el financiamiento de una franquicia.

Tan solo con 7 mil 500 pesos en la modalidad de  CROWDFUNDING, alternativa de inversión disruptiva y relativamente nueva en México.

Ferenz hizo posible, luego de un año de planearlo, mucho antes de que se tuviera relativa certeza de que AMLO  llegaría a la Presidencia y  muy remota la posibilidad de que decidiera ya en la Presidencia desaparecer al INADEM, darle la oportunidad a inversionistas de talla pequeña y voluntad grande invertir en una franquicia ya probada con escasos recursos, tan escasos que con ellos no podría darse un viaje relativamente decente a Acapulco.

Así hizo posible que en 45 días reuniera 40 millones de pesos para apoyar una cervecería artesanal o en el caso más reciente reunir 11 millones de pesos para apoyar a Potzollcalli casos de los que escribiremos el próximo lunes. Por ahora solo cabe el agradecimiento del columnista por su atenta lectura a este último renglón.