La guerra de los besos

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Dicen los que dicen saber que el buen mezcal se toma a besos y por ello hace sentido esa frase tan mexicana y bella que afirma que "el día en el que el AMOR  se  convierta en MEZCAL me lo tomaré en serio".

Pensando quizá que México requiere mucho amor el IMPI concedió, regaló afirma el Consejo Regulador del Mezcal, a varios municipios del estado de México, de Aguascalientes y de Morelos la denominación de origen para producir mezcal.

Y el asunto ya encendió pasiones a tales extremos que ayer en la CDMX recibimos la visita  del Gobernador de Oaxaca manifestándose públicamente e intentando bloquean o marchar en los carriles centrales del Periférico. 

Es posible que por ello muchos capitalinos se hayan enterado que hay una GUERRA DEL MEZCAL y no se trata de diferencia entre empresas por alguna marca sino entre los productores de mezcal que disfrutan de la denominación de origen y el IMPI al que califican de arbitrario, para decir lo menos.

Ya no le digo lo que dicen del director del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial, MIGUEL ÁNGEL MARGÁIN.

El caso es el que el asunto ha levantado de sus asientos no solo al Gobernador ALEJANDRO MURAT sino también al CRM, el Consejo Regulador del Mezcal que encabeza HIPOCRATES NOLASCO un luchador, afirman nuestras fuentes, que ha realizado un buen papel al frente del organismo  que defiende los intereses hoy de 963 municipios en nueve estados que tienen la denominación de origen y que ven amenazada su posición por la "ampliación obsequiada" del IMPI.

El asunto pone en riesgo el prestigio de la bebida y desde luego que abaratará al espirituoso  y pudiera bajar las ventas de, al menos, los mil 50 asociados al CRM.

Sostienen quienes están cerca del proceso que el IMPI  basó su decisión en estudios que a todas luces no son ni científicamente responsables ni fueron seriamente revisados. La suspicacia mexicana, hecha deporte nacional, sostiene que con oportunidad debida el responsable del IMPI debió haber recibido atentas peticiones de los gobernadores de las entidades obsequiadas y que el estudio en el que basaron sus decisiones resultó por su falta de seriedad más bien un elemento marginal de consideración.

Lesiona el asunto, en probabilidad inmediata, de manera directa a los productores de Oaxaca, entidad que aporta el 85 por ciento de la producción. El 64 por ciento del mezcal se exporta hacia Estados Unidos, el 6% a España y a Inglaterra el 5% entre los más importantes.

Pero reclaman que las entidades nunca han contado con una tradición histórica de la producción del Mezcal ni garantizan calidad en lo que produzcan. Los productores que cuentan con la denominación de origen están en pie de lucha que llevarán al terreno legal.

Un especialista en el terreno de marcas y propiedad industrial sostiene que la batalla legal habrá de presentarse como controversia constitucional además de presentar la queja ante la sala especializada  de propiedad industrial. El asunto pinta para extenderse al menos en los siguientes doce meses por lo menos.

La denominación de origen del mezcal es el más grande del mundo y en el asunto hay muchos millones de dólares en debate. Quienes han aguantado impuestos altos y sin ningún tipo de apoyo estatal o Federal sostienen que la decisión del IMPI es insostenible y arbitraria, algo en lo que el IMPI no estará de acuerdo.

Quienes creían que el titular del poder ejecutivo en Oaxaca se habría de disculpar en el proceso de defensa pública se equivocaron. Esto apenas comienza e impactará al menos sobre los 17 mil empleos directos y los casi 80 mil indirectos.

Y si el mezcal se bebe a besos ahora pudiera haber muchos besos más en juego.