¿La muerte de las incubadoras?

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

¿Ha llegado el momento de enterrar a las incubadoras? 

El Gobierno de Vicente Fox impulsó la política pública pro Pyme. La visión del entonces Presidente era propiciar  la derrama crediticia hacia los changarros, profesionalizarlos y sin mucha idea de cómo articular una real política pública hacia las micro, pequeñas y medianas empresas propiciar mejores condiciones de sobrevivencia.

 En ese entonces no se consideraba de manera importante el eslabón del emprendedor, que surge con fuerza durante el nacimiento del Instituto Nacional del Emprendedor.

A un equipo de personas que encabezó SERGIO GARCÍA DE ALBA, ex Secretario de Desarrollo Económico en Jalisco se le puede responsabilizar de haber reorientado la visión changarrera de la administración Foxista para imprimirle  un sentido coherente y consistente e insertarla en el propósito de proyectar  a las pequeñas empresas en las cadenas productivas, motivar que se incluyeran en las cadenas de valor, innovaran, tuvieran recursos de financiamiento y pudieran permanecer más tiempo en el mercado.

Mucho se presumió, durante al menos dos administraciones de gobiernos PANISTAS  que gracias a la política pro Pyme la mortandad había cedido de 8 de cada diez en los dos primeros años de vida a un índice significativamente menor.

Surgió la "ola emprendedora" en eventos dirigidos a jóvenes en una cadena de "caravanas emprendedoras" que a lo largo de varios años, desde su inicio en calidad de programa piloto hasta su desaparición en el gobierno de Peña Nieto. Fueron eventos interesantes sobre todo en algunos estados donde nada había y la iniciativa fue muy bien recibida, como fue el caso muy destacadamente de Tlaxcala.

En la administración de Vicente Fox se impulsó de manera muy agresiva el surgimiento de incubadoras hasta llegar a tener un total superior a las 450 en número. 

En esta administración Federal ese globo fue desinflado al igual que el correspondiente a las ACELERADORAS COMERCIALES  y a las incubadoras de empresas de ALTO IMPACTO. Hoy son mucho menos y mucho más observadas.

El caso es que uno de los padres de esas políticas, partícipe relevante en la constitución de ese modelo de política pyme confió a este columnista durante la celebración del cumpleaños del servidor público que las "INCUBADORAS DEBERÍAN DE DESAPARECER" reconociendo que no han dado los resultados que de ellas se esperaban y que eran "una vacilada" en comparación a las verdaderas incubadoras en el mundo de desarrollo en donde SÍ SE GENERAN EMPRESAS DE BASE TECNOLÓGICA  en verdaderos laboratorios de incubación con programas eficientes que SÍ CREAN EMPRESAS y que SÍ TIENEN APOYOS EN SERIO RELEVANTES  para apuntalar el surgimiento de esas empresas.

Me confió ese personaje  que ya se tiene la idea de lo que pudiera ser un MÉXICAN INCUBATOR MODEL, una suerte de producto ecléctico con lo mejor que se ha hecho en el mundo desarrollado con modalidades "a la mexicana" y  que incluso ya se habría presentado ante el Presidente del INADEM, Alejandro Delgado Ayala.

Claro que del asunto escribiremos posteriormente aunque habría que ver quién saldrá triunfador del proceso electoral de mediados del año porque si fuera el innombrable vale la pena recordar que al término de la administración foxista, y ante el "riesgo" de que llegara AMLO  a la Presidencia  se intentó BLINDAR  la política PRO PYME y lo mismo se intentó hacer durante el término de la administración Calderonista sin que ahora sepa este columnista algún esfuerzo para hacer lo propio.

 

¿No creen que López Obrador  ("López" como le dice el dirigente priista a López Obrador)  llegue a la Presidencia o ya no se considera necesario blindar lo que se ha hecho en la materia?