La UNC espera buenas noticias con la producción de 6.1 millones de toneladas de azúcar, ¿pero y la exportación a EU? 

Imagen de Rodolfo Valadez
Rodolfo Valadez

Los productores de caña mexicanos, pero principalmente los agrupados en la Unión Nacional de Cañeros consideran que la zafra 2017-2018, que inició el 6 de noviembre en el ingenio chiapaneco Pujiltic, dará buenos resultados, pero hay dudas sobre la exportación a EU.

Resulta que se espera una producción del endulzante por 6.1 millones de toneladas, lo cual resulta favorable en comparación con lo obtenido la zafra anterior que fue de 5.9 millones.

Esta producción se logrará con la molienda de 55 millones 633 mil toneladas de caña, las cuales se cosecharán en 802 mil hectáreas, ubicadas en 227 municipios de 15 estados del país.

Con los 6.1 millones de toneladas estimadas para la zafra 2017-2018, más un millón correspondientes al inventario inicial, México hará frente a la demanda del endulzante que de acuerdo a lo planteado será el siguiente: 4.5 millones de toneladas destinadas al consumo nacional, 1.2 millones de toneladas para exportarlas a Estados Unidos ví­a TLCAN. (Aunque en este asunto hay muchas dudas de que los norteamericanos cumplan lo acordado con el gobierno e industriales mexicanos en el último encontronazo azucarero), 300 mil toneladas exportadas bajo el concepto IMMEX y 300 mil toneladas hacia el mercado mundial.

Las cifras generan, en principio, optimismo, pero éste no debe desbordarse, sobre todo porque no hay perder de vista los acuerdos alcanzados en el  más reciente capítulo de la guerra del azúcar México – EU, donde los norteamericanos marcaron las reglas del juego para que México exporte azúcar al mercado más importante del mundo.

Si bien es cierto las consideraciones iniciales muestran que México exportará 1.2 millones de toneladas del endulzante, está por verse. Las condiciones pueden cambiar en cualquier momento, sin previo aviso.

En ese sentido, los cañeros insisten en que a pesar de las buenas noticias que pudiera representa un aumento en la producción del dulce, seguirá en el ambiente la zozobra. Mientras seguirán conviviendo bajo un esquema inequitativo, ya que prevén para la presente zafra, un trato restrictivo al azúcar mexicana, y por el contrario,  la entrada al mercado mexicano de más de 1.5 millones de toneladas de fructosa de maíz, importada a precios de dumping.