Las 5 disfunciones de un equipo

Imagen de Ezequiel Corkidi
Ezequiel Corkidi

Un factor crítico de competitividad es el trabajo en equipo.

El trabajo en equipo es la capacidad de las personas para alcanzar junto con otras los objetivos que se han fijado.

El trabajo en equipo es la suma de esfuerzos coordinados.

El trabajo en equipo es por diseño, no por voluntad.

Todo equipo es un grupo, pero no todo grupo es un equipo.

Las organizaciones no logran trabajar en equipo porque involuntariamente caen presa de cinco obstáculos naturales, que son cinco disfunciones.

1ª. DISFUNCIÓN: AUSENCIA DE CONFIANZA.

Los miembros del equipo que no están dispuestos a abrirse ante los otros para aceptar errores y debilidades imposibilitan la construcción de cimientos de la confianza.

La confianza es fundamental para un equipo, ya que es la seguridad que tienen los miembros del equipo sobra las expectativas del cumplimiento de las tareas; con ello desaparece la incertidumbre. La confianza da velocidad a la eficiencia, la desconfianza alenta la ejecución.

Este fracaso en construir confianza, propicia la segunda disfunción.

 

2ª. DISFUNCIÓN: EL TEMOR AL CONFLICTO.

 

Los grupos que carecen de confianza son incapaces de entregarse a discusiones de ideas sin freno y apasionadamente.

Es importante distinguir entre conflicto ideológico productivo y lucha de poder.

El conflicto en un equipo es sano, porque motiva a encontrar más y mejores soluciones, el problema es cuando hacemos del conflicto algo personal.

La falta de conflicto refuerza la tercera disfunción.

 

3ª. DISFUNCIÓN: LA FALTA DE COMPROMISO.

 

Sin airear sus opiniones en el curso de un debate abierto, los miembros de un grupo en escasas ocasiones aceptan verdaderamente las decisiones y se comprometen con ellas.

Cuando la gente no está comprometida, es porque no está enganchada, no tiene puesta la camiseta y por lo tanto se es menos eficiente.

A esta falta de compromiso, desarrollan una cuarta disfunción.

 

4ª. DISFUNCIÓN: FALTA DE RESPONSABILIDAD.

 

Responsabilidad es la habilidad de responder ante los compromisos y tareas.

Ser proactivo es ser responsable, es asumir lo que me corresponde hacer a mí para que el equipo funcione.

La incapacidad para hacerse responsable, genera la quinta disfunción.

 

5ª. DISFUNCIÓN: FALTA DE ATENCIÓN A LOS RESULTADOS.

 

La falta de atención a los resultados ocurre cuando los colaboradores sitúan sus necesidades individuales, o incluso las necesidades de su departamento por encima de las metas colectivas.

Falta de confianza, temor al conflicto, falta de compromiso, falta de responsabilidad, genera resultados mediocres.

 

 

Tu actitud determina tu altitud.

Ezequiel Corkidi Nacach

Coach Ejecutivo