Los huérfanos del INADEM

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

LOS HUÉRFANOS DEL INADEM

¿Queremos a los jóvenes de México como empleados o como empresarios?

No todos nacen para ser empresarios por lo que es lógico pensar que unos, los más, serán empleados y otros pocos empresarios que sean capaces quizá, de generar empresas con productos o servicios disruptivos.

Porque aún bajo la tutela del INADEM e incluso sin el apoyo del Instituto, fue posible ver nacer proyectos que hoy en día siguen siendo referentes mundiales o en posibilidades de convertirse en empresas con notable posible éxito internacional.

Y en todo caso pudiera pensarse que esos ejemplos, son, directa o indirectamente,  producto de una cultura de emprendimiento derivada de políticas públicas en favor de la actividad emprendedora.

Proceso concluido.

Uno de los huérfanos del INADEM es el iLab, "experimento" nacido de un egresado del MIT, mexicano, que ha dejado particularmente asombrada a la "MECA DEL ESTUDIO TECNOLÓGICO A NIVEL MUNDIAL".

Incubadora atípica nacida del apoyo del INADEM y del Gobierno de JAVIER DUARTE (que merece el mérito de no haber desviado el recurso que sirvió para hacer nacer  a esta incubadora)

La primera generación nace en 2014 por la  voluntad de VICTOR MOCTEZUMA (foto)  y la que está por iniciar trabajos  lo hará el 25 de febrero próximo siendo la generación 20 y la número 21 habrá de iniciar trabajos en marzo en Durango.

Antes solo tenía trabajos en Xalapa pero su éxito permitió que iniciara labores en Durango y están por abrir en Mérida y en la CDMX. El 95 por ciento de sus estudiantes emprendedores son surgidos de las escuelas públicas, muchachos que difícilmente pudieran ubicarse como empresarios.

De sus 19 generaciones han surgido 120 proyectos empresariales con 80 patentes o modelos de utilidad. Varios siguen cursando análisis en los laboratorios de  materiales del MIT, institución superior con la que iLab tiene una alianza.

El proyecto más sonado entre el campus del MIT es un bio-plástico del que ya ha escrito UNIVERSO PYME  en una terna de ocasiones y que lleva por nombre iLow, bio-plástico que conduce datos, voz, y electricidad hasta a 220 voltios.

Este proyecto acabó siendo tan importante que despertó el apetito de la General Electric y la voluntad de empresarios veracruzanos que han invertido en una planta que ya se encuentra en el estado de Veracruz y que sin haber iniciado propiamente trabajos ya era valorada en millones de dólares de los cuales los dos muchachos relacionados con el producto tienen el 50 por ciento del valor de la empresa.

Por fortuna iLAB se sacudió la dependencia del INADEM cosa que otras incubadoras no pudieron hacer anticipadamente lo que a unos los deja trabajando y a otros en terapia intensiva sin esperanza de salir con vida de ese estadio.