Nuestro turismo en el 2040

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Sería injusto e incluso complejo  asegurar qué funcionario de la administración que encabezó PEÑA NIETO  fue el mejor entre su muy amplio equipo de trabajo.

Pero si se intentara conformar una lista con los cinco  funcionarios con mejores resultados, en esa lista estaría destacadamente ENRIQUE DE LA MADRID CORDERO.

Hijo de un político que llegara a la Presidencia del país, que heredara una crisis que con no pocas dificultades pudo equilibrar, Enrique tuvo la alternativa  de  dedicarse a invertir  sus talentos como servidor público o dedicarse a ganar dinero en el sector privado. Finalmente lo que menos tiene es ser tonto o indiferente ante las grandes necesidades que plantea el México de hoy. Escogió el primer camino.

Decidió servir y fue muy atinada la decisión de quien hoy deja la Presidencia de México atraer dentro de su gabinete principal a un joven sensible, dedicado, honesto y comprometido en conseguir los mejores resultados en los puestos a los que fue llamado a colaborar.

El turismo  destacadamente tuvo en la administración federal que hoy concluye  su época de oro y deja para reflexión y reto un documento que ha llegado a nuestras manos producto del trabajo de su equipo de trabajo y del conjunto de asesores de los que supo rodearse.

Una obra de título  NUESTRO TURISMO plantea en 125 páginas cinco grandes ramas temáticas del sector comenzando con el análisis del turismo mundial y su encrucijada actual, el turismo nacional,  el empleo turístico y el empleo turístico en México, el PIB turístico, y los cinco objetivos de la política pública en la industria.

En estos puntos de los cinco objetivos se encuentra  la seguridad frente al turista y el reto de mejorar la imagen del país, consolidar al país como quinto destino internacional y décimo en la derrama de divisas, incrementar la competitividad de nuestra industria y el mejorar la calidad de vida de los habitantes en  las localidades turísticas. La consideración última dentro de estos cinco puntos está ubicado en el desarrollo del turismo sustentable.

Intentar hacer una síntesis de alguno de los capítulos sería inútil sin haber leído el total de la obra.  Lo que sí parece indudable es que la obra plantea las directrices que más hay que cuidar para garantizar el no perder lo que en la presente administración pudo conseguirse de manera tan clara y afortunada gracias a que se partió de un diagnóstico  preciso y se marcaron las directrices correctas para mejorar los resultados de la industria.

Y eso que ENRIQUE DE LA MADRID fue relevo en la dependencia.

Se hizo un muy buen trabajo y se aprovecharon muchas de las áreas de oportunidad que desde la llegada de  este funcionario público como  titular de la Secretaría.

MANUEL TORRUCO no es ajeno al  sector pero  desconocemos hasta qué grado coincidiría con el planteamiento de la administración a la que sucede. No podrá negar que se avanzó y debemos suponer que también reconoce áreas de oportunidad.

Lo cierto es que esta obra tiene visión de largo plazo y marca sugerencias para llegar al 2040 con una industria sólida, consolidada y aportando más de lo que hoy aporta al país y que no es poco aunque puede ser mucho más. 

Ya será decisión del próximo titular de Turismo si intenta al menos dar continuidad a lo realizado o se ajusta a la idea de una reinvensión de la política pública en la materia, algo que, en la historia del país hemos padecido muchas, muchas, muchas veces en muchas muchas muchas secretarías de estado.

Gracias Enrique. Buen trabajo tuyo y del equipo que te acompañó en este privilegio de servir al país.