A pagar en 30 días máximo

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Serán los jóvenes de la ASOCIACIÓN DE EMPRENDEDORES DE MÉXICO quienes acaben con las prácticas propias de un "capitalismo salvaje" y consigan instaurar en nuestra nación prácticas empresariales con sentido social.

De hecho han comenzado con hacer cosa  del pasado dos de esas prácticas que distancian a México del mejor país para emprender como es la misión de esta organización sin fines de lucro.

Primero consiguieron  lo que se pensaba imposible: constituir una empresa "en línea" con cero pesos de costo y posibilidad de que en un par de horas pueda emitirse el acta constitutiva con todos los registros necesarios, incluso el registro fiscal, y lo que el banco solicitará para poder abrir una cuenta bancaria. Así nación la S.A.S.

Luego la iniciativa para conseguir un "bien morir" de las empresas pues antes era mucho más caro iniciar el trámite de muerte empresarial que obtener "el acta de nacimiento".

Toca ahora la iniciativa para impedir, salvo en casos de excepción, que a un proveedor se le pague en un plazo mayor a 30 días.

Esta iniciativa tienen planteada emitirla a finales de este año desde la Cámara de Senadores para lo cual trabajan con un equipo de asesores que toman lo que ya se consiguió en otros países del mundo, países desarrollados  y en vías de desarrollo como  es el caso de Chile, por ejemplo como punto de partida para conseguir lo mismo en nuestra economía.

Varios Senadores de diversas filiaciones políticas han comprometido su apoyo a la iniciativa que despierta también simpatías entre Diputados de diversas tendencias ideológicas.

Lo que desean estos muchachos entre los cuales están  JUANA RAMÍREZ, GABRIEL CHARLES, ULRICK  NOEL (Presidente en turno) es que México sea, como lo marca su misión como Asociación ,EL MEJOR LUGAR PARA EMPRENDER.

De su constitución y de su ruta crítica se tomó como necesario elaborar una encuesta en la que se preguntara a los emprendedores de México qué necesitaba el país para convertirse en un paraíso del emprendimiento.

Los tres primeros puntos más frecuentemente mencionados ya se han abordado. Dos han llegado al final del destino y la tercera encomienda, que a los proveedores se les pague en 30 días SALVO CASOS DE EXCEPCIÓN  que aparte se documenten en términos legales.

Esto daría mucha solidez a las medianas y pequeñas empresas que regularmente son proveedoras de grandes cadenas comerciales o departamentales.

Como saben ustedes, y si han seguido esta columna conocen que en varias ocasiones hemos escrito del asunto, para el caso de las grandes cadenas de auto servicio y departamentales es común  que se pague en 91 días plazo y no en pocas ocasiones con algunas sorpresas para el proveedor de lo que no es momento de escribir en esta ocasión.

Entre los asesores de estos muchachos de la ASEM, figura la  Escuela de Gobierno del Tecnológico de Monterrey y abogados de varias instituciones para no mencionar también legisladores que periódicamente revisan lo que se lleva adelantado de esta ley que daría un respiro significativo a las pequeñas y medianas empresas, e incluso microempresas que son proveedoras de grandes corporativos.

Esta ley aplicaría tanto para el sector público como para el privado y se basa en un reconocimiento  que el  plazo  de 30  días para liquidar un adeudo es más que suficiente tomando en consideración que ahora las tecnologías permitirían ya no digamos en 30 días, sino en cuestión de minutos.

Más allá de 30 días  permite pensar que el negocio de las grandes cadenas de autoservicio tiene en el manejo financiero de la deuda con sus proveedores una de sus vertientes fundamentales de obtener utilidades no vinculadas a su función económica.

Esta ley comprendería la posibilidad de un pago que se extendiera más allá de los 30 días PERO en este caso tendría que elaborarse un contrato explicando las razones así como su registro ante las autoridades de la Secretaría de Economía. En el caso, debería establecerse con claridad la sanción en caso de que no se pague en el plazo acordado.

Vale la pena mencionar que este tipo de leyes ya han sido impulsadas e implementadas en gobiernos que consideran que estas prácticas forman parte de un empresariado social responsable y no de uno que aprovecha su tamaño para marcar condiciones que no favorecen a los más pequeños.

Buena iniciativa y las que vienen, otras siete, porque forman parte del decálogo de puntos que los emprendedores han distinguido como elemento fundamental para que en México haya piso parejo en el emprendimiento.