Pandemia golpea a pymes de manera inmisericorde

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

PANDEMIA GOLPEA A PYMES DE MANERA INMISERICORDE

Regresamos a la "nueva normalidad" con la confianza de que esto va a complicarse más y que se multiplicarán las muertes y los contagios y que México finalmente destacará en los planos internacionales por ser un país que implementó una de las peores estrategias para enfrentar al "bicho".

El Gobierno le "echó ganas" y tiene su premio.

Regresamos a una "nueva" normalidad. Llega el séptimo mes del año y no imaginamos con relativa certeza el costo económico que va a representar la pandemia y el regreso a las actividades.

Qué bueno que no se había terminado de ejercer el Censo. Habrá mucho que ajustar.

Una de las Universidades Norteamericanas de Mayor prestigio, ubicada en Boston hizo una corrida matemática que arroja el cálculo de que para septiembre del 2020 México tendrá contabilizados más de 130 mil muertos. Ojalá se equivoque por mucho esa corrida matemática.

Si no lo hace, si aciertan esas estimaciones a base de cálculos sofisticados, habrá mucho que adjudicar a un gobierno que está miope,  lo que le impide distinguir que una cosa es un gran corporativo multinacional que mide en millones de dólares sus utilidades a una empresa que tiene cinco o seis trabajadores sin ninguna capacitación ni protección social.

El presidente no entiende de economía, tiene serios y profundos complejos con respecto al tema riqueza e ignora cómo está compuesto el ecosistema empresarial dominado precisamente, en cuanto a número refiere, por las micro empresas que no cuentan con más de 10 trabajadores.

De un total de 4 millones 150 mil empresas que , números gruesos, existían legalmente antes de la Pandemia, el 97.5%  son micro empresas. El 99.8% son micro, pequeñas o medianas empresas.

La aversión que tiene el Presidente hacia el 0.2% del complejo empresarial mexicano lo lleva a cancelar la posibilidad de conceder al 99.8% restante algún tipo de apoyo para mantener el empleo y evitar la desaparición de los negocios que ya venían mostrando sus insuficiencias en una economía, no se nos olvide por favor, que se redujo el año pasado. Si la mala suerte nos persigue, en 2021 pudiéramos ligar nuestro tercer año consecutivo con signo negativo y ello ya hablaría de una depresión económica.

El peor sexenio desde 1900. Echado a perder el sexenio de López Obrador.

El gobierno se resistió a ofrecer apoyo a las empresas para que mantuvieran el empleo como lo hicieron muchos otros gobiernos que no dejarán de crecer este año, que también tendrán signos negativos en su PIB pero cuya caída  no será tan profunda  respecto a quienes no hicieron nada con las estrategias pro empresariales.

 

¿No nos damos cuenta qué está pasando frente a nuestras narices?

¿No vamos a hacer nada? ¿Seguiremos refunfuñando en nuestra zona de inconfort sin hacer nada para que este país mejore?