Piden agroproductores mantener fortaleza del sector durante la negociación del TLCAN

Imagen de Rodolfo Valadez
Rodolfo Valadez

Piden las voces generadoras de los alimentos en México, que día con día, llevan los sagrados alimentos a las mesas de los mexicanos y por supuesto de los consumidores estadounidenses, que durante la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), no se sacrifique a sectores que por años han dado sustento al campo mexicano y a la alimentación de la población, por productos de moda.

Lo externado por los productores del campo, señala el amplio interés que ha tenido el Gobierno que encabeza el presidente Peña Nieto, por impulsar fuertemente cultivos como los berris, por ejemplo, que según datos de la SAGARPA; durante 2016, generaron divisas a México por 814 millones de dólares, pero qué ocurre, por ejemplo, con el impuso a la producción nacional de maí­z amarillo necesario para fortalecer la producción pecuaria, se preguntan.

Aunque se insista en que el agromexicano ha sido el gran ganador dentro del TLCAN, existen sectores que han levantado la voz, a quienes realmente no se les ha escuchado como debiera, como el caso de los porcicultores, quienes abiertamente se han quejado de que el TLCAN ha sido insufrible para ellos, por lo que han pedido que en esta oportunidad de revisión, se alcancen acuerdos que cambie el panorama para ellos.

A través de la Confederación Mexicana de Porcicultores que preside José Luis Caram, los productores del gremio se han manifestado en contra del TLCAN, ya que sostienen que lejos de beneficiarlos, los ha perjudicado de fea manera, debido a que su crecimiento ha sido marginal exhibiendo una balanza comercial negativa para los productores de carne de cerdo de 1,517 millones de dólares para el 2016, y según las cifras expuestas por el organismo, el 2017 pinta igual o peor.

Los productores de cerdo, que entre otras cosas han tenido que sortear una campaña en su contra, generada por mitos existentes en torno al consumo de carne de cerdo, sostienen ahora que la apertura comercial ha facilitado que las importaciones originarias de Estados Unidos se den a precios dumping, desplazando el producto nacional, por lo que se deben poner cartas en el asunto.

Para mala fortuna de los porcicultores, las autoridades responsables de la renegociación del TLCAN - agropecuario, no llevan en sus apuntes enunciados que sugieran el cierre a las importaciones, por el contrario, se buscará mantener las puertas abiertas del mercado mexicano.

Lo que sí quedó muy claro por parte de los negociadores mexicanos, en la Primera Ronda de la Renegociación del TLCAN realizada en Washington, es que se mantenga vigente el capítulo 19 del TLCAN, relacionado con los procesos de solución de controversias comerciales, que en cierta forma ofrece protección ante prácticas comerciales dumping, por ejemplo.

La realidad es que este asunto ya empezó, y las autoridades mexicanas se muestran muy confiadas en que todo saldrá bien. Precisamente sobre ello, hace unos días, escuché decir al coordinador de asesores del secretario de Agricultura, José Calzada Rovirosa, Flavio Díaz Mirón; que el equipo negociador mexicano para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, cuenta con amplia experiencia, de hecho, ponen como ejemplo a Kenneth Smith Ramos, jefe negociador por parte de México, ojalá que la experiencia de la que presumen sea suficiente para superar el reto.

Manifestaciones anti TLCAN agropecuario

Ahora viene la Segunda Ronda de Negociaciones, la cual por cierto se llevará a cabo en México del 1 al 5 de septiembre y si bien, existen muchos organismos de agro productores que se pronuncian en favor del libre comercio, existen otros más que no comulgan con la política neoliberal,  por ello, no se descartan manifestaciones en contra del TLCAN durante la Segunda Ronda.