Primer tropiezo de Claudia Sheinbaum

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Cuando CLAUDIA SHEINBAUM presentó la NUEVA IMÁGEN INSTITUCIONAL de su  futura administración no tenía idea en la bronca que habría de meterse.

Porque resulta, si no lo ha visto no está demás que procure las imágenes,  que el logotipo ganador del concurso para encontrar la "nueva imágen institucional" resultó muy similar al diseño de la banda alternativa NEURAL FX de Monterrey.

Que digo muy similar. Es casi igualito.

Y como no somos los mexicanos precisamente observantes celosos de los derechos de propiedad intelectual el asunto se convirtió en un escándalo.

Habría que tomar en consideración dos elementos importantes. El primero de ellos radica en conocer lo que las bases del concurso dictan en materia de respeto a la propiedad de terceros. 

Es posible que en esas bases se invalide el posible triunfo de un trabajo si se demuestra que es similar a trabajos ya  existentes.

Otro de los factores a considerar es conocer si el  logo que fue anunciado como triunfador ha iniciado el proceso de registro. La lógica señalaría que no, que ese debiera ser un procedimiento que iniciara la autoridad a menos que el autor de ese trabajo haya iniciado el registro con la idea de que en caso de ganar el concurso cedería los derechos de uso al Gobierno de la CDMX.

En todo caso, lo que la autoridad debiera hacer es precisamente someter a consulta de la autoridad el asunto. Esto tiene dos vertientes. Por un lado  habría que consultar al INDAUTOR para conocer si tiene registros de ese  DIBUJO o de uno que pudiera ser similar. 

Por otra vertiente tendría que hacerse una consulta en el IMPI, la autoridad correspondiente en materia de PROPIEDAD INDUSTRIAL. En este caso se trata de conocer si el diseño tiene registro como marca.

Quien ahora tiene el sartén tomado por el mango es la banda alternativa que probando que usó el logotipo en algún evento con anterioridad a la presentación del logo triunfador ya tiene ganada la posibilidad de  una impugnación. 

Los logotipos son tan similares que cualquier peritaje o consulta arrojaría el que se señale claras coincidencias entre los dos trabajos.

Lo más razonable es que no hubiera conflicto legal entre las partes. Ni demandar al Gobierno próximo ni al autor del logo supuestamente triunfador.

Por vergüenza profesional el autor del logotipo elegido debiera retirar su trabajo y pedir disculpas, la autoridad reconsiderar la elección, ofrecer una disculpa a la banda agredida en su propiedad industrial y a otra cosa. A buscar otro o considerar al mejor entre los que no fueron elegidos como triunfadores.

La experiencia que deja este asunto debe servir a las Pymes pero también a la autoridad. Siempre que haya una obra susceptible de ser registrada debe de hacerse el trámite porque permite a la empresa pequeña contar con elementos de defensa que le permitan pelear su propiedad, sus activos.

Son incontables los casos en los que una gran empresa se roba o pretende robarse logotipos o marcas de empresas pequeñas bajo el supuesto de que la Pyme que lo usa difícilmente lo tendrá registrado o bien soportará un pleito legal en caso de que el asunto llegue a tribunales.

Y no ha sido así. Hay muchos, muchos casos en los que una Pyme con muchos sacrificios defiende sus marcas durante años que duran los litigios pero finalmente cuando tiene la razón legal en sus manos la justicia llega, aunque tarde, insisto, en beneficio de quien tiene los derechos registrados.

Recuerdo pleitos legales entre Pymes mexicanas y  la Chrysler, entre una marca de ropa mexicana y la JC PENNY´S, entre un negocio pequeño de hamburguesas y la Mc. Donalds, entre una empresa artesanal que producía o produce helados y la Nestlé.

Cuando haya algo que registrar hay que hacerlo porque se convierte en un elemento que suma a los activos de las empresas. No solo hay que registrarlo sino mantener vigentes los derechos adquiridos.

Por otro lado, aunque no signifique gran cosa, el coscorrón que se lleva el próximo gobierno de la CMDX es ejemplar, sin lugar a dudas. No volverá a pasarle seguro a Claudia.

El marcador suma un gol en contra cuando el partido ni siquiera comienza.