Producción de huevo de gallina en jaula enriquecida en la UNAM 

Imagen de Rodolfo Valadez
Rodolfo Valadez

Con el objetivo de tener datos en México sobre la producción de huevo con gallina en jaula enriquecida, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a través del Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Avícola, mejor conocido como la Granja Veracruz, inició el pasado 1 de diciembre, un estudio mediante el cual pretenden mostrar el impacto tanto en costos de producción, calidad de huevo e interés de los consumidores por este alimento. 

La iniciativa del estudio surgió de la nueva directora técnica de la Granja Veracruz, Pilar Castañeda Serrano, quien recientemente asumió la responsabilidad del centro de investigación y ha estado inmersa en la discusión de las leyes de bienestar animal que se están promoviendo desde diferentes frentes hacia el Congreso mexicano. 

El estudio durará aproximadamente un año, para esto en la UNAM diseñaron una granja enriquecida cuyas dimensiones son las siguientes: 5.41 metros de largo y 1.25 metros de ancho. De acuerdo con los datos, el espacio libre para gallina es de 726 cm2. 

Por cierto que la estirpe que se está utilizando es la bovans white, que prácticamente se ocupa en toda la industria avícola mexicana productora de huevo para plato. En ese sentido, se considera que al huevo que produzcan estas gallinas se le dará seguimiento hasta que llegue al consumidor. 

Precisamente la idea es que a través de la tienda del Puma Gourmet de la UNAM, se comercialice este alimento y ahí mismo, se lleven a cabo encuestas entre los consumidores para conocer su opinión sobre el precio y su disposición de pagarlo de forma cotidiana. 

Las autoridades del Centro de Enseñanza, Investigación y Extensión en Producción Avícola, también presentarán un cartel el cual será exhibido en varias zonas de la UNA, principalmente en el Puma Gourmet, donde se explicará todo lo que conlleva la producción de huevo de gallina en una jaula enriquecida. 

Finalmente el estudio pretende también analizar la calidad sanitaria del huevo, tema que ha causado gran controversia, pero que será muy importante para formar criterios ante decisiones legislativas de trascendencia alimentaria en nuestro país. 

Las renegociaciones 

Podríamos iniciar con el asunto de las intempestivas negociaciones que de manera urgente ha implementado el gobierno de México -léase Secretaría de Comercio- de los diferentes tratados comerciales ante la postura del presidente Donald Trump, quien en reiteradas ocasiones ha 

manifestado su disgusto por seguir dentro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). 

Al mismo tiempo se está renegociando el Tratado de Libre Comercio Unión Europea – México (TLCUEM), y va también el Acuerdo de Cooperación Económica México - Brasil (ACE). 

A pesar de que los empresarios han dicho a las autoridades de Comercio que no es conveniente revisar, negociar y cerrar todo esto al mismo tiempo, el secretario Guajardo, parece no estar interesado en que esto se detenga. 

Ante esta presión, todos los sectores productivos mexicanos, entre ellos el avícola a través de la Unión Nacional de Avicultores, que lidera César Quesada Macías; se han dado a la tarea de revisar sus cartas y elaborar sus propuestas y contrapropuestas para salir lo mejor librados de este embrollo, y para ello se están apoyando en Francisco de Rosenzweig, socio del despacho White and Case y ex secretario de Comercio Exterior de la SE. 

Lo que buscarían los avicultores mexicanos en el TLCAN sería que todo se mantuviera igual, aunque sí estarían solicitando que EE.UU. se abriera a las exportaciones mexicanas. En el TLCUEM, México estaría considerando dejar puertas abiertas para exportar al llamado viejo continente. Mientras que vía ACE, la posición avícola mexicana ha sido muy clara desde hace mucho tiempo, exclusión de dicho acuerdo, ante la claridad de que Brasil es exportador de gran calado, que podría hacerle daño a México de forma relativamente rápida. 

Pronóstico para la avicultura en México durante 2018 

Hay que tomar nota. Los expertos en la materia, pronostican que la avicultura mexicana, no detendrá su crecimiento durante el 2018. Respondiendo a la historia de esta importante industria alimentaria, se considera que al cierre del próximo año, estaremos viendo un crecimiento del sector del 3 por ciento. 

De manera desglosada, se estima la industria avícola de huevo registrará un crecimiento de su producción del 3.5%, mientras que para pollo se espera llegue a 3%. Estos primeros datos son números muy positivos, considerando que durante el 2018, viviremos jornadas electorales muy intensas.