Pymes en 2018

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Nadie puede negar que 2018 "pinta" divertido. Una serie de calamidades, ya a la vista, anticipan un año complejo para decir lo menos.

Por la parte internacional nuestro muy querido Presidente del       vecino país del norte promete generar serios dolores de cabeza a nuestra economía, desde la aplicación de su política fiscal que alguna relevante consecuencia traerá a nuestra economía, hasta su terquedad de construir un muro que ya pasa a segundo término si consideramos su aparente intención  a retirar a su país del TLC que tantos beneficios  ha acarreado  a su economía y a nosotros también, por supuesto. 

Si las empresas Pyme nada esperan del Gobierno Federal o de los estatales, como reflejamos en la colaboración anterior,  bien harían en levantar sus velas para llevar a buenos puertos sus números. 

A  menos que la Virgen de Guadalupe se apiade de ellas no vemos quien bajará del cielo para atender las necesidades de este complejo económico que comprende  el 99.8 por ciento del tejido empresarial mexicano.

Va a ser un año difícil porque además de lo mencionado  en la parte internacional  enfrentaremos un proceso  electoral reñido en el que la criminalidad organizada no va a ceder a la posibilidad de impulsar a sus candidatos. 

Las Pymes tendrían que  darse cuenta  que si ellas no hacen algo por mejorar su entorno y resultados, muy difícilmente podrán tener un año mejor en 2018.

La capacitación, la incorporación de tecnología, la adopción de "mejores prácticas", la aplicación de estrategias novedosas, la realización de alianzas estratégicas, buscar abrir nuevos mercados, atraer a los no clientes, descubrir las ventajas de la innovación , profesionalizarse como hemos escrito hasta el cansancio, serán líneas de acción recomendables para el año entrante.

No basta rezar si es que alguien lo hace. No vale PREOCUPARNOS, sino OCUPARNOS  para que lo que venga pueda enfrentarse con mayor posibilidad de éxito.

Mientras esperamos la llegada del 18, este colaborador le desea usted, luego de agradecerle su generosa actividad de lectoría a lo largo de este año, que el 2018 sea para usted, sus amigos, familiares y seres más queridos un año de armonía y donde la salud, principal activo de la vida, reine sin sobresaltos.

Nos leemos el año entante.