Reinventar la oferta turística en la CDMX

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

SALOMON CHERTORIVSKI fue uno de los  mejores Secretarios de Desarrollo Económica de la CDMX, gran joven político vinculado con un qué hacer distinto de las cosas y procurar políticas  públicas disruptivas.

Con gran vocación de servicio, había emprendido en su temprana juventud con fracasos rotundos y costosos en cuestión de dinero pero valiosísimos en experiencia que capitalizó como SEDECO capitalino.

Entre las políticas que implementó estuvo la rehabilitación de zonas abandonadas con vocaciones diversas dando preferencia a los cafés y restaurantes de nicho. No tuvo todo el éxito que merecía la iniciativa pero ofreció ejercicios interesantes, muy interesantes que demostraron la viabilidad de su modelo.

Y si lo traigo a colación es porque algo prepara el equipo de trabajo encargado de turismo de la Capital del país ahora en manos de Carlos Mackinlay Grohmann.

Algo interesante relativamente cercano a lo que se hizo con Salomón pudiera estar ya preparándose en la Secretaría de Turismo procurando diversificar la oferta turística de la gran ciudad aprovechando espacios amplios que no aportan hoy al turismo tanto nacional como internacional.

A pesar de que es la CDMX uno de los cinco destinos más relevantes para el turismo internacional, la base de turistas sigue siendo esencialmente nacional. Piensa ese equipo aplicar una serie de políticas con miras de mediano y largo aliento para dar oferta fresca a la capital y una mayor diversificación temática pensando sobre todo en los extranjeros.

Lo interesante del caso es que en la Capital tenemos de todo. Hay oferta rica en materia gastronómica, creatividad, artesanía, innovación, productos de moda, como el diseño, la industria creativa, artesanía tradicional, artesanía regional (los alebrijes finalmente es una artesanía urbana surgida en México) y grandes centros de comercio diverso y especializado.

Buscar soluciones a los problemas de zonas de la capital inexploradas como potencial de atractivo turístico será otro de los retos que tenga el equipo de turismo. Hay muchos problemas en la Capital, pero también hay más talento que problemas por lo que encontrar las soluciones de manera innovadoras y sustentables puede convertirse en otro atractivo turístico que pueden contemplar las autoridades.

Hay que atreverse a hacer cosas  que nunca se han hecho si lo que procura es renovar o reinvertar la oferta turística de esta gran capital del mundo.

Suerte para un proyecto que está cerca de ser dado a conocer por el Gobierno de Claudia Sheinbaum Pardo.