Responsabilidad social en el deporte y en la cultura

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Qué importante resulta en México que las empresas aborden con seriedad y convencimiento su responsabilidad social. No hay manera que los gobiernos, en distintos ámbitos  o niveles de responsabilidad, puedan dar una respuesta a las grandes necesidades que requiere México y sus habitantes, sin el concurso comprometido del sector empresarial.

Si lo menciono es porque ayer pude asistir a un evento organizado por la FUNDACIÓN GIN (brazo de responsabilidad social de GINgroup) que lleva adelante GABRIELA ALATRISTE. El evento, "Fulgores Mexicanos Iluminando el Mundo" mostró a los asistentes los resultados de un apoyo que la Fundación ha comprometido ante tres jóvenes realmente muy destacados en dos ramas básicas: el deporte y el arte.

La Fundación a un lustro de existencia ha conseguido impactar y beneficiar en distintas formas a dos mil 360 mexicanos. Para el caso de los tres jóvenes presentados ayer se trata de mexicanos ejemplares que tienen relevancia no solo en México sino en el mundo.

VALENTINA MARTÍNEZ AVALOS, de 14 años,  es una de los valores presentados ayer. Taekwondoin desde que aprendió a caminar, candidata indudable para representar a México en el  Campeonato Mundial de Taekwondo en Shangai, China, en 2019.

El segundo valor presentado es EDWIN CALDERÓN VALLEJO, contratenor excepcional que por cierto viene de egresar de una maestría en Barcelona y es de las voces más privilegiadas no solo del país sino del mundo ya que la tesitura de su voz es realmente excepcional y se da en muy pocas personas.

ABRAHAM  ESCAMILLA  es nadador Paralímpico que ya cuenta con relevancia internacional derivado de su especial atención a la disciplina.

Estos tres valores reciben apoyos permanentes de la Fundación lo que les permite seguir avanzando en los talentos que han desarrollado. Sin el apoyo habría sido imposible que pudieran cumplir su sueño, que siguieran participando en competencias nacionales e internacionales o bien, en el caso de Edwin, que pudiera realizar su maestría en España.

Ciertamente la labor de la Fundación GIN no descansa en el apoyo de estos tres valores mexicanos. No es propósito hablar en extenso de las distintas facetas que incluye la promoción de la lectura entre los empleados del corporativo y muchas tareas más entre las que se encuentran por ejemplo la contribución para que 130 familias afectadas por los sismos del 2017 retomaran sus hogares totalmente destruidos por los movimientos telúricos tanto en Morelos, donde el reto es construir de cero 100 casas de las cuales 74 están en proceso  más 30 en el estado de Puebla donde fueron ya concluidas en septiembre y sus dueños ya ocupan.

El caso es que en una nación con tantos rezagos y necesidades, sería imposible pensar en que muchas metas pudieran cumplirse de no ser por la mano comprometida de la iniciativa privada. Las autoridades deportivas han reducido sus apoyos a deportistas de alto rendimiento al igual que a representantes destacados en el terreno del arte.

Estos jóvenes, sin apoyo de la responsabilidad social de la iniciativa privada, hubiesen estado en la imposibilidad de continuar con sus sueños deportivos o culturales.