Rolland safe va por pymes y casas particulares

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Después de un estudio  de mercado, de una profundidad destacable, ROLLAND SAFE, una empresa que cuenta con 113 años en el mercado mundial  y primera presencia en México en 2005 ha decidido abrir un camino con el ánimo de servir a las Pymes y a las casas particulares mexicanas.

Experta en sistemas de seguridad, con incorporación de tecnologías muy sofisticados que detectan vibraciones o incluso sonidos que previenen un ataque a una caja de seguridad a metros de distancia o de profundidad, Rolland, acostumbrada a tratar con grandes firmas financieras, los monstruos del comercio y la industria, las líderes mundiales de joyería o de la industria prendaria ahora está dispuesta a atender también a Pymes y a particulares comenzando en México y en Estados Unidos.

Y le encargaron el reto a un mexicano, JOSE LUIS ROMO,  en calidad de Director General, un especialista en manejo de empresas que inició en 2010 la presencia formal de la firma de seguridad como una empresa mexicana y establecida en México.

Lamentablemente por la presencia de un terrible ambiente de inseguridad desde hace poco más de 12 años algunas ramas de su negocio han llegado a crecer hasta 170 por ciento anual. Pero en 2016 vieron que el mercado mexicano procuraba acercarse a una cultura de prevención dispuesta a tener algunos elementos sencillos que combinados pudieran representar una protección eficiente, accesible a los bolsillos de las familias mexicanas.

Determinaron instalarse en Saltillo para crear una planta de producción de aproximadamente 150 piezas distintas y sustituir las importaciones que realizan desde China para abastecer el mercado mexicano, centro y sudamericano e incluso, principalmente, el Estadounidense.

Una vez que se establecieron en Saltillo sobre 4 mil metros cuadrados y comenzaron a producir y a exportar piezas hacia América surgió la idea de hacer algo especial para el mercado familiar y de pequeñas empresas. Al tiempo,  combinaron sus conocimientos para crear una caja fuerte lo más segura, que combina diseño, materiales y cerradura a prueba de profesionales del hurto.

Una caja fuerte que pesa 50 kilogramos con un anclaje profundo que exigiría al menos 400 kilos de fuerza para arrancarla del suelo. Ellos ofrecen la instalación por supuesto y aunque usted no lo crea la caja fuerte la puede comprar por la modalidad de e commerce y le llega  por paquetería.

Su nombre es Forza y la mayor parte de los componentes son mexicanos incluyendo, repito, el diseño que será referente para lo que pudiera extenderse por lo pronto hacia América Latina y posteriormente a otras partes del mundo sobre todo pensando en las micro y pequeñas empresas.

El plan de negocios, basado en ese estudio serio que les subrayó la oportunidad que ellos estimaban posibles, señala que en este lanzamiento y antes de que finalice el año, los hogares mexicanos y las Pymes estarán comprando aproximadamente mil cajas fuertes por semana vinculados con su desarrollo.

 La cerradura es la más sofisticada para un producto como Forza y se encuentra certificada como de uso de alta frecuencia. Antes morirá el dueño que descomponerse la pieza.

Además el diseño realizado cuenta con la característica de que si la caja, por un ataque, pierde parte del diseño original  la única manera de abrirla sería partirla en dos antes de poder abrir la puerta.

Forza tiene un solo modelo, un solo tamaño y si alguna empresa o particular requiere de mayores capacidades ROLLAND SAFE MÉXICO recomienda comprar una segunda o eventualmente una tercera caja fuerte.

JOSE LUIS ROMO  afirma que este nuevo producto ratifica su deseo de atender una creciente y sentida necesidad en las pequeñas empresas y en las familias mexicanas.