Terrenos que el INADEM nunca quiso pisar

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Vive el INADEM sus últimos días. Quedará dentro del organismo un grupo de personas sólo para cerciorarse que tenga muerte oficial y se dé seguimiento a los proyectos que fueron apoyados en el ejercicio fiscal que concluye.

Fue el organismo, como varios o muchos programas más de la administración Federal, presa de varios defectos que se fueron adquiriendo de manera natural e histórica. La sobre regulación, procurando que no hubiera mal uso de los recursos fiscales, hizo del INADEM una suerte de alcachofa que tenía varias capas de exigencias algunas realmente absurdas que complicaba la solicitud de recursos. De ello nos podremos ocupar posteriormente.

Pero también hubo terrenos que el INADEM nunca quiso pisar. ALEJANDRO GONZÁLEZ HERNÁNDEZ me llegó a confiar, como Subsecretario de la Pequeña y Mediana Empresa que  uno de los vacíos de la política pública era el no haber promovido dentro del ecosistema emprendedor una serie de medios de comunicación que tomaran el  nicho Pyme para relatar los casos de éxito y de fracaso que representan una línea de comunicación que motiva pero que también educa a los lectores, radioescuchas o televidentes. Es necesario que tanto los casos de éxito como los de fracaso sean relatados por la prensa.

Pero hubo otras renuncias voluntarias. Lo que muy desafortunadamente nunca se pudo conseguir es que se aprovechara el INADEM para atender específica e intencionalmente  problemas nacionales, regionales o estatales  concretos a los que se encontrara solución.

No puedo dar crédito que conociendo la necesidad de encontrar respuestas a un problema educativo específico como lo representa el que haya tantas escuelas sin energía eléctrica o sin conectividad a Internet o bien sin servicio de agua potable o baños para estudiantes y maestros no hubiera convocatorias específicas para encontrar soluciones a estas calamidades del sistema educativo en zonas rurales.

No se quiso aprovechar las convocatorias para este propósito. No faltaron emprendedores que dieran su tiempo y talento para encontrar soluciones pero nunca hubo la intención de que la política pública pro Pyme y emprendedora tuviera esa vocación.

Tampoco fue capaz de distinguir oportunidades concretas para ser aprovechadas por jóvenes y cito para ello brevemente un ejemplo: las empresas productoras de pesticidas,  herbicidas o insecticidas , conscientes de que sus envases, luego de usarse eran potencialmente muy contaminantes se dieron a la tarea de ejercer políticas de reciclaje que comprendían la recolección de sus envases, un lavado perfecto para eliminar cualquier residuo contaminantes y luego su confinamiento.

Se trata de envases con plásticos "duros" que ya limpios pueden ser aprovechados para producir otros productos socialmente útiles como  coladeras, postes para corrales, luminarias, mesas en parques públicos, bancas, juegos infantiles, topes, fantasmas en carreteras.

El caso es que los industriales de esos productos estaban dispuestos a ceder esos envases ya limpios a empresas cooperativas de jóvenes que fueran capaces de transformar esos plásticos en otros artículos o productos socialmente útiles que resultaban más baratos en el  tiempo que los tradicionalmente ocupados en poblaciones.

Nunca se quiso aprovechar esta oportunidad. Pudieron  hacerse convocatorias al menos para hacer un programa piloto que comprobara que el modelo era rentable y posible. Los industriales de aquellos productos se quedaron con sus envases vacíos y las comunidades sin un reciclaje  que le diera una segunda oportunidad a estos productos o artículos.

Esas oportunidades nunca se quisieron explorar y es una lástima. Queda el referente para cuando en esta administración o en futuras se determine la conveniencia de explotar estos potenciales.

+++

El columnista envía a compañeros y directivos del diario pero sobre todo a los lectores los mejores deseos para estas fiestas navideñas. Les deseo, sobre todo, salud que es el principal activo en la vida. Hasta la próxima semana, la última de este año.