Todos para todos vs Todos contra todos

Imagen de Ezequiel Corkidi
Ezequiel Corkidi
Todos para todos vs Todos contra todos

Este es un tema de colaboración.

Normalmente nos referimos a nuestros trabajadores como nuestros colaboradores, donde supone debe haber colaboración, pero no sucede así.

Uno de los mayores retos que enfrentan nuestras empresas, es precisamente la falta de colaboración de nuestros colaboradores, y se refleja  en la Cultura Laboral, ya que vemos que las diferentes áreas de nuestra empresa, hablando metafóricamente están compuestas de Silos (un silo es una estructura casi impenetrable donde se guardan las semillas para que permanezcan secas).

Y es que muchas personas trabajan en sus empresas protegiendo sus propios intereses, en lugar de buscar el bienestar y el éxito general, haciendo de sus áreas Silos, donde no fluye la información, y en donde no se pueden coordinar acciones y esfuerzos, teniendo como resultado una gran ineficiencia y por lo tal pésimos resultados.

La productividad de una empresa aumenta entre otras cosas cuando somos capaces de romper esos Silos.

Los Silos producen conflictos negativos entre la relación de nuestros colaboradores y no quiero decir con esto que el conflicto sea malo, porque en una empresa sana donde la gente colabora, el conflicto genera perspectivas diferentes, opiniones distintas para solucionar problemas.

El conflicto no es opuesto a la colaboración, este conduce al aprendizaje y a la innovación.

La Colaboración es la llave de una organización de alto desempeño.

En la colaboración debemos renunciar a nuestros egos, por eso el principio de la colaboración es que: "La colaboración comienza por uno mismo".

La Colaboración es un estado mental, que surge de adentro hacia afuera, empieza en nuestro interior. Para entender mejor esto pongámoslo de la siguiente manera:

Corazón, cabeza y manos

  • Corazón: Si apelamos a él, vemos ahí la intención de nuestras acciones, la sinceridad con la que nos conducimos, debemos ser sinceros con nosotros y reconocer que intenciones tenemos: La de todos para todos o todos contra todos.
  • Cabeza: En la cabeza está lo intelectual, lo que sabemos de la colaboración, lo que creemos que es o debería ser.
  • Manos: Se refiere ya a nuestras acciones, a lo que hacemos, a nuestro comportamiento.

Por eso aunque sepamos lo que es la colaboración, no actuaremos como verdaderos colaboradores, mientras nuestra intención no sea sincera para colaborar.

Cuando nuestro corazón está bien, sacamos lo mejor de nosotros y de los demás, ya que “Ninguno de nosotros es tan listo como todos nosotros”.

Y tú eres de los que en su corazón sientes que debe prevalecer el “TODOS PARA TODOS O TODOS CONTRA TODOS".

Recuerda que tu Actitud determina tu Altitud.

@ecorkidi
chequecorkidi@yahoo.com