Videojuegos, mercado mexicano de 25 mil mdp

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

Con ritmos de crecimiento de dos dígitos, México es el segundo mercado de videojuegos más importante para naciones de la América Latina solo después de Brasil. Se sorprenderá usted de la existencia de cálculos que hablan de casi 55 millones de jugadores de videojuegos mexicanos.

Según la firma The Competitive Intelligence Unit  el ritmo al que crece este mercado en México es de 13 por ciento durante 2016 pero en este año superará ese número.

En México la industria del videojuego es más importante que la industria cinematográfica y ocupamos el sitio 13 a nivel mundial. Pero el asunto rebasa por mucho el terreno del consumo, para orientarse hacia la dimensión PRODUCTIVA.

Los días pasados se efectuó en un recinto ferial una "expo" que más que exposición fue una dinámica de interrelación conjunta entre empresas que tienen productos que se juegan y los jugadores de ellos.

El EGS Live en su edición  anual 16, concluida ayer,  es posible que no haya llegado a su meta de congregar a más de 25 mil visitantes, todos ellos muy jóvenes, de entre 15 y  hasta los 25 años pero lo más interesante es que México se va consolidando como una plaza relevante en materia de producción de videojuegos y no solo de consumidores.

En México se han dado cita las partes que conforman la cadena de la producción de videojuegos y muchos creativos latinoamericanos  llegan con el ánimo a asimilarse en proyectos de muy diversa naturaleza y todos ello vinculados con la industria del videojuego.

Otra de las vertientes interesantes en las que México puede destacar internacionalmente. En la esfera de los hispanoparlantes somos sin duda la plaza más relevante.

Y ahora vamos a ver si la política pública hacia MiPymes consigue aterrizar sus herramientas de apoyo para aprovechar a esta rama industrial que tiene tentáculos económicos muy atractivos.

Han sido muchos que desde hace años han olfateado este mercado en su potencial tan atractivo. No falta quien ha llegado a ordeñar los proyectos y a justificarse ante los fondos públicos para hacer de ese "modelo" un atractivo negocio que sigue ofreciendo recursos a quienes abanderan , o dicen hacerlo, a la industria del videojuego mexicana.

De ello escribiremos posteriormente.