¿Y las pymes científicas?

Imagen de Eduardo Torreblanca
Eduardo Torreblanca

La triple hélice hace referencia a proyectos que involucren a la academia, al sector público en sus distintos niveles de responsabilidad y al sector privado.

Lamentablemente poco se ha avanzado en la vinculación entre la ciencia y el sector productivo.

Mucha ciencia y poco producto o servicio derivado del ejercicio de la ciencia pura o la ciencia aplicada. Muchas tesis, muchos conocimientos interesantes e innovadores y poca aplicabilidad.

Algo tendría que hacerse en México para que estas esferas, la ciencia y la iniciativa privada puedan trabajar conjuntamente. Que las empresas o el sector público se apoyen en el qué hacer científico para encontrar soluciones a sus problemas o avanzar con innovaciones que marquen su factor de diferenciación.

Para comenzar con la necesidad de reconocer que aún las incubadoras de "alto impacto" poco tienen que hacer en la valoración estricta de un proyecto de emprendimiento cuando este exige rigor científico. No hay, prácticamente, quien cubra este renglón en concreto.

Hace varias semanas en este mismo espacio relatamos lo que está haciendo MACHINA INNOVATION LAB que encabeza un mexicano científico que no hace mucho participó, como parte de su talento en la UNAM, en el cálculo de la radiación llegada a la tierra desde el cosmos.

Se sabe que llega e incluso se conoce de manera cercana de  sus dimensiones pero se desconoce qué fenómeno ocasiona la emisión de esa energía que llega a la capa terrestre sin que pueda ser hasta el momento aprovechada.

Un puñado de científicos de diversas nacionalidades, entre ellas México con BENJAMIN MORALES, participó en la investigación multinacional.

Pero no satisfecho, cuando terminó ese proyecto de investigación creó la empresa actual, la Machina famosa, para tratar no solo ser un vinculo entre las necesidades de las empresas y la ciencia sino también para apoyar los proyectos emprendedores que involucran un ejercicio científico y acercarlos al capital que está interesado en esas innovaciones. 

Desde "trajes a la medida"  hasta procesos de valoración mediante metodología para evaluar la viabilidad científica y tecnológica de un emprendimiento.

En este mes de agosto Machina estará cerca de hacer una convocatoria para que proyectos de emprendimiento científico puedan ser apoyados por ellos al menos en la valoración de su viabilidad y gracias al apoyo de otros científicos cercanos a Benjamin se contará con mentoría pero de científicos no solo de hacedores de empresas como ahora sucede.

Independientemente del resultado que obtenga en su intento, de lo que oportunamente le podremos informar, el asunto de vincular a la ciencia con los grandes temas y problemas nacionales en un asunto pendiente. 

Mucho hace CONACYT, ese gran centro del conocimiento pero ningún apoyo extra sobra ante todo tomando en cuenta la especificidad científica del equipo que comanda este Maestro  en Ciencias, próximo en obtener el grado de Doctor.